RSS

¿QUÉ SEGUROS NECESITO SI QUIERO PONER UNA TERRAZA EN MI NEGOCIO?

No cumplir con la normativa legal puede invalidar la cobertura de tu seguro. No pagar la prima de seguro lleva consigo la suspensión de las garantías.

Con el objetivo de atraer más clientela, poder cumplir las cambiantes normas de seguridad y restricciones que las Comunidades Autónomas establecen para lograr controlar el elevado número de contagios por coronavirus, o simplemente por la supervivencia de su negocio, en estos tiempos de pandemia, cada vez son más los hosteleros que han decidido transformar sus espacios para favorecer las terrazas al aire libre. Al mismo tiempo, muchos ayuntamientos conocedores de que la restauración es uno de los sectores económicos más perjudicados, han implantado una serie de medidas en apoyo a las terrazas con el objetivo de incentivar el consumo en el exterior. Ejemplos son la posibilidad de tramitar con tasa cero una solicitud de terraza para aquellos establecimientos que no tuviesen una licencia o la ampliación del espacio que ocupan en la vía pública para poder colocar un mayor número de mesas sin comprometer la distancia social.

Si eres propietario de un negocio de hostelería y estás barajando esta opción, debes tener en cuenta que locales con terrazas situadas en el exterior además de cumplir las restricciones y medidas concretas contra el Covid-19 (respetar el aforo, el horario, las distancias mínimas o el número de clientes por mesa), deben respetar la normativa estatal, autonómica o municipal con respecto a las características y licencias de las terrazas, que continúan en vigor y que las comunidades autónomas y ayuntamientos siguen aplicando. Producir molestias a los vecinos o transeúntes, ocupar una superficie mayor a la autorizada, no retirar el mobiliario tras el fin del horario de funcionamiento o encadenarlo a elementos urbanos, colocar elementos que impidan la accesibilidad de bomberos a los edificios de los alrededores u obstruir los hidrantes en la vía pública son algunas de las acciones que se consideran infracciones graves o muy graves y que pueden suponer multas de hasta 3.000 euros, según la Ley General de Salud Pública.

En cuanto a los seguros necesarios, cabe destacar que es frecuente que el ayuntamiento donde se ubican los restaurantes o cafeterías con terraza obligue al propietario del negocio a poseer una póliza de responsabilidad civil que cubra dichas instalaciones ubicadas en la vía pública. Es decir, el titular de la autorización deberá disponer, además de los ya contratados, de un seguro de responsabilidad civil y daños que incluya incendios del establecimiento principal que extienda su cobertura a los posibles riesgos que pudieran derivarse del funcionamiento de la instalación.

Por este motivo, el seguro para hostelería de la Correduría José Silva es la solución perfecta, ya que incluye un análisis especial de las instalaciones para terrazas, porque los ayuntamientos exigen copia del documento acreditativo de la vigencia y de hallarse al corriente en el pago de la póliza de seguros a que se refieren las Ordenanzas Reguladoras. Además, al ser una póliza multirriesgo personalizable se encargará de cubrir las necesidades concretas de cada actividad englobando todas las posibles amenazas en un mismo contrato, permitiendo así que el seguro resulte más cómodo y económico que si se contratasen las coberturas por separado, ofreciendo como mínimos:

  • Incendio, explosión, rayo, riesgos extensivos, daños por agua.
  • Rotura de cristales, espejos y rótulos.
  • Daños eléctricos a instalaciones y accesorios.
  • Traslado temporal del contenido, desalojamiento forzoso, pérdida de alquileres. Pérdida de beneficios.
  • Gastos de reposición de archivos y recomposición estética del continente.
  • Asistencia 24 horas durante los 365 días del año.
  • Responsabilidad civil de Explotación.
  • Responsabilidad Civil. de productos en el interior y exterior.
  • Responsabilidad Civil de empleados.
  • Responsabilidad Civil de daños por agua.
  • Robo y expoliación del mobiliario y mercancías del comercio.
  • Avería de maquinaria y equipos electrónicos.
  • Pérdidas consecuenciales y cobertura automática de mercancías.

¿Tienes alguna duda sobre este tema?, ponte en contacto con nosotros. Te asesoraremos correctamente sobre las mejores opciones y los mejores precios de las pólizas disponibles en el mercado y sobre qué programa de protección se adapta mejor a las necesidades particulares de tu establecimiento. Estamos para ayudarte.

 

Etiquetas: , , , , , ,

LA IMPORTANCIA DE LA GERENCIA DE RIESGOS EN LA EMPRESA

Tanto el desarrollo de la Gestión del Riesgo como sus estrategias y funciones clave no han dejado de evolucionar ininterrumpida y constantemente durante los últimos años, llegando a convertirse en una tarea esencial en la dirección de todo tipo empresas. No es de extrañar, ya que esta actividad de carácter estratégico tiene el trascendental objetivo de identificar, evaluar, prevenir y mitigar las posibles amenazas y situaciones de riesgo a los que se expone cualquier negocio. Para lograr estos propósitos, la tarea de la Gerencia de Riesgos y el proceso mismo de su administración deben ser concebidos como una labor continua, donde constantemente se evalúen e identifiquen nuevos factores críticos para permitir perfeccionar toda la gestión y adaptarse de manera óptima a los nuevos cambios y situaciones de riesgo. Aunque en un principio la Gestión de Riesgos tan solo se relacionaba directamente con los riesgos financieros, con el paso del tiempo se ha entendido que el control preventivo es esencial en cada uno de los procesos y campos de las compañías, lo que ha supuesto una gran evolución para prevenir las potenciales situaciones futuras y ayudar a mitigar los riesgos y amenazas que puedan perjudicar la salud de un negocio.

Si bien nadie se podía imaginar ni pronosticar que nos enfrentaríamos a una crisis económica y social, de nivel mundial, como la que está provocando la actual pandemia originada por el virus Covid-19, esta experiencia nos debe servir para aprender y confirmar que ningún escenario de riesgo debe ser descartado. Por lo tanto, ante el coronavirus las empresas y negocios deben tomar todas las medidas de protección necesarias y establecer una gestión eficaz de los riesgos que principalmente esté basada en el tratamiento y el control preventivo.

Si echamos la vista atrás, podremos observar como erróneamente nos sentíamos tranquilos y confiados ante la fortaleza y protección de nuestro tejido económico fundamental. La mayoría de estudios globales publicados el pasado año mostraban que gran parte de las empresas disponían de sistemas de Gestión de Riesgos robustos, claros ejemplos son el estudio “El Estado de la Supervisión de Riesgos” de la AICPA y la encuesta del Comité de Auditoría Global de KPMG. Sin embargo, tomando como experiencia todo lo ocurrido durante este fatídico año con respecto a la pandemia: contagios, restricciones, cierres obligatorios de negocios, ERTES, teletrabajo, caída de productividad, bajas laborales, retroceso de la inversión, responsabilidad de directivos, etcétera, podemos afirmar que la gestión de los riesgos emergentes sigue siendo una asignatura pendiente y que ante acontecimientos como el coronavirus, es más importante que nunca que adopte un riguroso enfoque proactivo.

Por estos motivos, en el presente de incertidumbre, la Financiación de Riesgos se ha convertido en la fase mas trascendental de la Gerencia de Riesgos para una empresa o negocio. Nos estamos refiriendo a la etapa que aborda la elección de las alternativas o mecanismos más adecuados en cada momento y circunstancia, orientados a la obtención y disposición de los recursos necesarios, cuando se ha producido un daño o pérdida en una empresa, con el objetivo de disponer lo antes posible de los elementos o bienes dañados, en condiciones similares a las existentes con anterioridad. Sin duda, la mejor alternativa para este fin son los seguros de empresa, ya que al estar especializados en negocios, comercios, pymes, autónomos y profesionales son una inmejorable manera de proteger sus intereses y asegurar de que todo seguirá funcionando aunque suceda un imprevisto.

Sin embargo, aunque en general las empresas ya cuentan con seguros que cubren la responsabilidad civil, los daños personales, los daños materiales y las instalaciones, estás pólizas no suelen estar contratadas en base a un análisis profesional previo. Debemos ser conscientes de que para darle a la Gestión de Riesgos la importancia y funcionalidad que se merece, toda empresa necesita la colaboración de un experto externo especializado, independiente e imparcial, que recomiende las mejores pólizas, con todas las garantías profesionales y claridad en cláusulas y contratos, defina los costes y compruebe que los seguros no se solapen y sus precios estén fijados correctamente. En José Silva Correduría de Seguros estamos en continua evolución para adaptarnos a las nuevas necesidades de la sociedad y poder ofrecer las pólizas de empresa más innovadoras del mercado. Si tienes alguna consulta sobre pólizas para la Gestión de Riesgos de tu negocio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

¿QUÉ PUEDES PEDIR AL SEGURO SI TU NEGOCIO SE VE AFECTADO POR EL COVID-19?

Empleados en cuarentena, pérdida de ingresos, disminución de beneficios, dificultad para afrontar el alquiler, acumulación de stock, desconfianza de los clientes. Todo esto te suena si estas al frente de un negocio, ¿cómo afrontar tantos retos?. El coronavirus parece dispararse por toda Europa y el resto del mundo, nuestros dirigentes están inmersos en banales discusiones políticas, mientras tanto hay que seguir viviendo. Gran parte de nuestro tejido empresarial está formado por multitud de pequeños negocios cuya economía ya ha sido duramente golpeada a causa del pasado estado de alarma. Los propietarios de estos establecimientos abiertos al público, además de deber adaptarse a unos protocolos y normas que se actualizan constantemente, tienen que hacer frente al extenso número de consecuencias y repercusiones que conllevan:

  • Responsabilidades por el aforo, el fumar, los horarios, falta de licencia para nuevas terrazas o ampliación de las mismas. Tu seguro de Defensa Jurídica te facilita asesoramiento legal y llegado el caso defensa o reclamación por daños y pérdidas.
  • Problemas por la privacidad de los datos cuando realizan un control de accesos. Si en tu seguro Multirriesgo o de forma independiente dispones de cobertura de Protección de Datos puedes afrontar con más sosiego la situación.
  • Daños por fenómenos atmosféricos en las terrazas al aire libre, que en multitud de ocasiones han debido de modificar su disposición y transformar sus espacios para poder favorecer el cumplimiento de la distancia mínima interpersonal entre clientes. Revisa las garantías de tu seguro, es posible que no tengas incluido la terraza exterior o su ampliación, puede suponer una agravación de riesgo que debes informar a la compañía de seguros.
  • Molestias por ruidos de las instalaciones al aire libre, robo del mobiliario, actos vandálicos sobre el mismo y su decoración. De nuevo tendrás que leer la póliza o consultar a tu mediador de seguros para actualizar valores y coberturas.
  • Riesgo por ocupar más espacio que pueda impedir el acceso de los servicios de emergencia y bomberos o ocultar la situación de hidrantes en la vía pública. Las reclamaciones de viandantes se están incrementando, no escatimes la cobertura de su seguro con una buena cobertura complementaria para litigios.
  • Riesgo por invadir la zona pegada a la fachada de los edificios que impiden el paso de personas invidentes. Ignorar la normativa municipal no exime de responsabilidad, revisa tu seguro para ver si tienes cobertura en la vía pública.

Conociendo la inmensa importancia de los pequeños o medianos negocios en la economía de nuestro país y siendo conscientes del gran reto al que se están enfrentando los comerciantes y hosteleros en estos momentos, resulta imprescindible que a la par que adoptan todas las nuevas medidas de seguridad necesarias para evitar futuros contagios, cuenten con planes de protección integrales para prevenir todos los riesgos y responsabilidades inherentes a su actividad. Actualmente todas las compañías de seguros están siendo muy flexibles en las renovaciones de los seguros y en la contratación de cláusulas especiales, resulta imprescindible dialogar con la Correduría de Seguros para mejorar los programas de seguros.

El seguro para comercios y negocios es la solución perfecta, ya que se encargará de cubrir las necesidades concretas de cada actividad englobando todas las posibles amenazas en un mismo contrato, permitiendo así que el seguro resulte más cómodo y económico que si se contratasen las coberturas por separado. Este tipo de productos aseguradores además de ocuparse de los daños que los negocios puedan sufrir, tanto en la estructura externa del local como en su interior incluyendo el mobiliario y la maquinaria, de lo robos y atracos físicos o cibernéticos y de la responsabilidad civil patronal y a terceros, se ocuparán de la defensa de las posibles responsabilidades de los propietarios y trabajadores al poder contar con garantías de defensa jurídica.

En estos momentos, en los que es posible que se reduzca la facturación de multitud de negocios, se incrementa la necesidad de sus propietarios de regularizar la información para minorar el costo de las pólizas en sus renovaciones. Si este es tu caso no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te informarán y asesorarán correctamente sobre las mejores opciones y los mejores precios sin coste alguno.

Fuentes: elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

EL NUEVO PROTOCOLO ANTICOVID PARA VIVIENDAS DE USO TURÍSTICO

Si no fuera por el elevado número de fallecimientos e ingresos hospitalarios sería fácil ser incrédulo sobre la existencia del coronavirus y sus efectos en la economía y la vida de las personas. Tan solo hace un año el turismo se volvía a imponer como el sector económico que más riqueza aportaba a la economía española al generar un total de 176.000 millones de euros anuales, lo que representa el 14,6% del PIB, además de crear más de 2,8 millones de puestos de trabajo directos. ¿Quién iba a pensar por entonces que la siguiente temporada estival este sector sería el más afectado por una crisis que limitaría al máximo la movilidad en todo el mundo?. La pandemia causada por el virus Covid-19 está provocando que este verano se haya convertido en el más catastrófico para el turismo de los últimos 50 años, y los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) lo confirman: apenas 204.926 turistas visitaron España en el mes de junio, un 97,7% menos que un año antes, así se cerró el peor semestre registrado nunca por el sector, que perdió en ese periodo 27,3 millones de viajeros y 28.400 millones de euros de gasto. Y el creciente número de rebrotes y contagios no auguran una fácil remontada en la segunda mitad del año.

Algunas zonas de España que tradicionalmente han fomentado el turismo nacional afrontan mejor esta crisis que afecta a la industria del alquiler brutalmente. Sin duda, este actual contexto marcado por el coronavirus obliga a establecer protocolos de necesario cumplimiento para que la estancia en alojamientos turísticos no aumente el riesgo de contagio comunitario, así como la instauración y cumplimiento de todas las medidas de protección necesarias para para garantizar la salud de los trabajadores, usuarios y clientes. Por este motivo, la Secretaría de Estado de Turismo ha coordinado con las Comunidades Autónomas un protocolo sanitario homogéneo frente al Covid-19, que recoge los requisitos que cada subsector o actividad turística debe cumplir. Especial atención se ha puesto en el caso de los pisos de uso turístico, en el que se ha contado con la colaboración del Instituto para la Calidad Turística Española para el desarrollo de un documento con directrices y recomendaciones que ayude a estas viviendas a identificar y analizar los riesgos en las mismas, así como para implementar las mejores prácticas en el servicio, en sus instalaciones y con su personal para hacer frente al virus.

Este protocolo que se debe aplicar en todas en las viviendas turísticas, tanto las gestionadas por empresas como por particulares, establece las siguientes obligaciones:

  • El responsable de la vivienda deberá identificar a los ocupantes a su llegada y entregar una lista con sus nombres a los cuerpos de seguridad del Estado para facilitar un posible rastreo del virus en caso de que se produzca un brote.
  • Deberá fomentarse el pago con tarjeta u otros medios electrónicos y mantener en todo momento la distancia física de seguridad entre clientes y empleados.
  • Se debe proporcionar a los clientes un kit de protección individual con mascarilla y gel o guantes antes de entrar en la vivienda o en el edificio residencial para que lo utilicen en todo momento en las zonas comunes, como portales o escaleras.
  • Dentro de la vivienda deberá colocarse cartelería e información visible sobre las medidas higiénicas a seguir y el protocolo ante un posible contagio.
  • Se deberán reforzar las tareas de limpieza y desinfección, que deberán hacerse sin clientes dentro de la vivienda y usando equipos de protección que serán desechados al terminar cada trabajo.
  • Se recomienda reducir el número de elementos textiles como alfombras y cortinas, y los elementos de decoración en el interior de la vivienda.

Es importante subrayar que tanto el propietario como el personal de la vivienda de uso turístico tienen el deber de conocer con exactitud las directrices y recomendaciones de este documento, ya que en caso de producirse un contagio por su incumplimiento podría considerárselas responsables por negligencia. Por este motivo es indispensable que todo propietario de una vivienda destinada al alquiler turístico tenga contratado un buen seguro de alquiler que cuente con coberturas de responsabilidad civil y defensa jurídica que ponga a disposición del asegurado un abogado para que le informe, en prevención de cualquier litigio, sobre el alcance de los derechos que, con carácter general, le asistan en su calidad de arrendador o subarrendador, así como la forma en que mejor puedan defenderse. Si necesitas información sobre este tipo de pólizas o cualquier otro no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te asesoraran sin coste alguno.

 

Fuentes: Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Instituto para la Calidad Turística Española y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

LA RESPONSABILIDAD CIVIL DEL EMPRESARIO FRENTE A LA PANDEMIA

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”, así comienza el artículo 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y a partir de este derecho se articulan una serie de obligaciones aparejadas del empresario respecto del personal a su servicio. El coronavirus ha incrementado el riesgo para el empresario, por el posible contagio de sus trabajadores y las brechas de seguridad por el teletrabajo. La protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, y el daño, si se produce, tiene la consideración legal de contingencia profesional, y así está establecido en Real Decreto 664/1997 del 12 de mayo. Dado que el contacto con el virus Covid-19, como agente biológico, puede afectar a entornos laborales, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición y seguir las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias y adoptar las medidas organizativas y preventivas necesarias en sus entornos laborales, como por ejemplo:

  • La distribución de equipos de protección individual adecuados al riesgo, ajustados a las características de la persona que los utiliza, únicos e intransferibles, facilitados por el empresario y gratuitos para el trabajador.
  • Establecer una distancia de seguridad entre trabajadores de al menos dos metros.
  • Establecer normas higiénicas en el centro.
  • Promocionar el teletrabajo siempre que sea posible, realizar videoconferencias en lugar de viajes, establecer la formación online, no realizar nunca reuniones presenciales, para ello utilizar en su lugar los avances tecnológicos disponibles.

Del mismo modo, cuando exista o pueda existir un riesgo grave e inminente de contagio por coronavirus, la empresa deberá informar cuanto antes de dicho riesgo y adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas puedan interrumpir su actividad y abandonar de inmediato el puesto de trabajo.

Pero el empresario siempre debe ser consciente de que protección del trabajador frente a los riesgos laborales exige una actuación que va mas allá del mero cumplimiento formal de un conjunto predeterminado de deberes y obligaciones empresariales, y mucho más cuando nos hallamos ante una crisis de carácter excepcional como la provocada por el Covid-19 que obliga a extremar en el entorno laboral las medidas preventivas de seguridad y salud laboral. Por lo tanto, si el empresario no adopta una actitud proactiva ante el coronavirus y, como consecuencia, un trabajador a su servicio resulta contagiado, se podrían abrir de inmediato toda una cadena de posibles imputaciones tanto en la vía administrativa como en la civil y en la penal en su contra, por lo que es imprescindible que cuente con Seguro de Responsabilidad Civil con coberturas y capitales suficientes para responder de estas eventualidades.

Como el contagio por coronavirus, cuando se ha contraído con causa exclusiva en el trabajo, se considera a todos los efectos una contingencia profesional, la responsabilidad civil será patronal, es decir, obligará a indemnizar al trabajador por los daños y perjuicios por incurrir el empresario en una conducta culposa o negligente. En estos casos, el empresario se enfrenta a una jurisdicción tremendamente garantista para el trabajador, siéndolo aún más en materia de accidentes de trabajo, puesto que existe una inversión de la carga de la prueba que opera en favor del empleado, recayendo sobre la empresa la obligación de probar que adoptó las medidas precisas para prevenir y evitar el riesgo, respondiendo el empresario incluso en los casos de descuido o imprudencia del trabajador siempre que ésta no sea temeraria, según el artículo 96 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

La urgencia en la implantación del teletrabajo y la falta de una regulación sobre ésta nueva forma de relacionarse en el mundo laboral ha creado un boquete de riesgos por el que se pueden colar buscadores de información o ladrones de datos. El siniestro puede comenzar en la vivienda de los empleados que trabajan a distancia o en la propia empresa al tener abiertas puertos para permitir el acceso a las distintas áreas de la empresa. Algunos seguros habituales pueden dar amparo a ciertos riesgos, sin embargo el único expresamente diseñado para éste fin es el ciberseguro.

Como podemos observar, la responsabilidad civil ante la pandemia de coronavirus que estamos viviendo es un tema delicado y de vital importancia para cualquier empresa, pyme o autónomo, por lo que si necesitas más información o deseas contratar un Seguro de Responsabilidad Civil o de ciberriesgo para tu negocio no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te asesoraran sin coste alguno.

Fuentes: boe.es, mscbs.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LA AGRICULTURA Y GANADERÍA

El estado de alarma trae a nuestro presente la pirámide de Maslow, alimentarse, dormir, beber agua, respirar, protegerse. En medio de una crisis sanitaria sin precedentes que está tocando de lleno en la línea de flotación de todos los sectores de la economía de nuestro país, la ganadería y la agricultura siguen trabajando a pleno rendimiento con el compromiso de garantizar el abastecimiento de todo tipo de alimentos de calidad, sanos y de confianza a nuestros hogares. Pero al mismo tiempo, sus trabajadores continúan reivindicando la importancia de tomar todas las medidas y soluciones necesarias que ayuden a conseguir un sector agrario fuerte que pueda responder con solvencia la seguridad alimentaria de la población ante crisis globales de efectos indeseados e impredecibles como la que estamos viviendo.

Los agricultores y ganaderos, a pesar de tener que enfrentarse a nuevas dificultades derivadas de la pandemia y del estado de alarma, no sólo han conseguido que la producción no se detenga, sino que también han mostrado el apoyo y la unión de sus cooperativas y su sector frente al desafío del Covid-19, así como su enorme carácter solidario. Iniciativas como el ofrecimiento de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) para contribuir con sus equipos de maquinaria y su trabajo a la desinfección de calles y espacios abiertos o la de Ganaderos y Solidarios, que se encarga de la donación de carne a hospitales, fuerzas de seguridad, residencias de ancianos o comedores sociales durante el estado de alarma, son claras muestras de su participación en labores sociales tan necesarias en estos días.

Además de estar velando por la salud de sus trabajadores cumpliendo con las medidas de prevención de riesgos a la hora de desarrollar sus actividades y los protocolos de las autoridades sanitarias para la prevención y protección contra la Covid-19, estos sectores han elaborado planes extra de contingencia y han incrementado aún más los controles para reforzar la seguridad y calidad alimentaria de sus productos. Pero todo ello no ha impedido que agricultores y ganaderos tengan serias dificultades para sacar adelante sus explotaciones por razones como la falta de mano de obra o que los productos de temporada hayan dejado de ser demandados, debido a que la compra realizada por consumidores suelen estar compuesta en su mayoría por alimentos duraderos. Claros ejemplos son las pequeñas explotaciones, que ya estaban al límite antes de la crisis y ahora sus pérdidas alcanzan el 40% o los negocios de caprino, ovino y porcino que han soportado pérdidas de hasta un 40% en este último mes.

La industria agroalimentaria es el primer sector industrial de nuestro país, tiene una inmensa importancia en el tejido económico, social, territorial y medioambiental y día a día está demostrado ser un elemento fundamental en la lucha contra el coronavirus, ya que tiene la misión esencial de garantizar el abastecimiento de los ciudadanos. Por estos motivos, hoy más que nunca debemos comprender que es indispensable la protección de las explotaciones agrícolas y ganaderas y de la valiosa labor que realizan sus trabajadores. Esta es la función de los seguros de explotaciones agrarias y los seguros de explotaciones ganaderas, ya que son los encargados de salvaguardar los cultivos, el ganado y las propiedades materiales contra las inclemencias meteorológicas, robos, plagas, incendios o enfermedades, así como de garantizar la inversión y las ganancias de los trabajadores de este sector fundamental. Si necesitas información sobre este tipo de pólizas o cualquier otro no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te asesoraran de manera telemática sin coste alguno. Protegerse bien es una de las bases de nuestra existencia.

 

Fuentes: Boletín Oficial del Estado, asaja.com, efeagro.com y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

MEDIDAS Y AYUDAS PARA PYMES Y AUTÓNOMOS ANTE EL CORONAVIRUS

El riesgo existe, es medible, pero su aparato de medir lo manejamos los expertos. El impacto económico de la grave crisis del coronavirus que estamos sufriendo está afectando de manera muy preocupante a unos colectivos de inmensa importancia dentro del tejido empresarial, económico y social de nuestro país: la microempresa y los trabajadores autónomos. Nos estamos refiriendo a pequeños o medianos negocios en tamaño, pero que son el motor de la economía española ya que constituyen el 99,8% de nuestras empresas y generan el 70% de los actuales puestos de trabajo, motivos por los que necesitan una especial atención, protección y cuidado en esta situación de emergencia que ha supuesto un abrupto y forzado cese de actividad para muchos de ellos.

Con el fin de amortiguar la actual problemática que esta pandemia está causando en la economía española, el Gobierno acaba de publicar en el BOE un segundo plan de medidas económicas excepcionales destinadas a empresas y tejido productivo, entre las que se encuentran algunas dirigidas a pymes y autónomos que cabe destacar y analizar:

  • Se flexibiliza el acceso a la prestación por cese de actividad para los autónomos, personas físicas y societarios, que se vean obligados a cesar su actividad como consecuencia de la crisis del coronavirus. Esta medida, que garantizará el cobro de la prestación en caso de dificultad económica, es una de las principales peticiones solicitadas conjuntamente por las principales asociaciones de autónomos, UPTA, ATA y UATAE. Podrán recibir esta prestación aquellos autónomos cuyas actividades hayan sido suspendidas por el Real Decreto del 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma, o si durante el mes anterior se acredita haber perdido el 75% de la facturación, con respecto a la media mensual del último semestre. Conviene señalar que esta prestación tendrá una duración de un mes, aunque puede ser prorrogable y se calculará con el 70% de la base reguladora, lo que supone para el 80% de los profesionales por cuenta propia una cantidad de unos 661 euros al mes. Desde aquí lanzamos una sugerencia al sector asegurador para que en el futuro la pérdida de beneficios o lucro cesante por epidemia o pandemia sea una cobertura contratable. Asimismo que el Consorcio de Compensación de Seguros pueda extender su protección a situaciones similares.
  • Desde la aprobación del decreto hasta el 30 de mayo de 2020, los trabajadores autónomos y pymes podrán posponer el pago de impuestos como el IVA y el IRPF hasta 6 meses. Esta deuda con el Estado tendrá un límite de 30.000 euros y durante los 3 primeros meses de demora no tendrá intereses de ningún tipo, pero debemos ser conscientes de que esta medida es una moratoria y no una exención, por lo que tarde o temprano habrá que afrontar su pago.
  • Los empresarios y autónomos con empleados, no deberán hacerse cargo de pagar las cuotas empresariales en materia de cotización cuando se acojan a Expedientes de Regulación de Empleo Temporales (ERTEs) y eviten hacer despidos en su plantilla.
  • En cuanto a las ayudas, el gobierno amplía en 10.000 millones de euros el límite de endeudamiento neto previsto para el Instituto de Crédito Oficial en la Ley de Presupuestos del Estado, con el fin de facilitar liquidez adicional a las empresas, especialmente pymes y autónomos. Especial vigilancia solicitamos al organismo de control para que la banca no haga negocio aprovechando la necesidad de liquidez, obligándoles a suscribir seguros.

Conviene señalar que los autónomos tendrán que seguir haciendo frente al pago de la cuota a la Seguridad Social, ya que el Gobierno no ha incluido su exoneración entre las medidas recientemente aprobadas como le habían solicitado las principales asociaciones de autónomos.

Como podemos observar, aunque se empiezan a tomar medidas para minorar la crisis económica a causa de la lucha contra la amenaza del covid-19, hoy más que nunca las pymes y los trabajadores por cuenta propia necesitan un plan de protección integral que englobe coberturas por Incapacidad Temporal, Asistencia Médica, Hospitalización, Accidentes y Protección de Pagos entre otras. No dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza si necesitas información o asesoramiento sobre el Seguro de Autónomos que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu negocio. Esta crisis está dando un gran valor a la Gerencia de Riesgos, allí donde hemos podido aplicarla, las compañías aseguradoras responderán de sus compromisos; Por el contrario aquellos que accedieron al seguro por que “ se lo impusieron” o “le obligaron” o “ se lo compraron al primo” se encuentran totalmente desamparados.

 

Fuentes: Boletín Oficial del Estado, Federación Nacional de Trabajadores Autónomos y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿TRIBUTAN LAS SUBVENCIONES Y AYUDAS QUE RECIBEN LOS AUTÓNOMOS?

Somos de los convencidos de que la mejor manera de tener un buen trabajo es crearlo. Poner en marcha un negocio es una tarea ilusionante, pero también ardua y compleja, ya que requiere una minuciosa planificación en la que hay que tener en cuenta numerosos factores, tanto internos como externos, para asegurar que nuestro proyecto crezca fuerte y sano. La realización de un plan de empresa, junto con los estudios de mercado previos, ayudarán tanto a examinar la viabilidad técnica, económica y financiera del futuro negocio, como para conocer la demanda existente y así ubicarlo en el nicho de mercado apropiado. Otro aspecto importante del que cualquier emprendedor debe estar al tanto son las posibles subvenciones que tenga derecho a recibir, es decir, las ayudas económicas que otorgan, por regla general, las administraciones públicas para facilitar el desarrollo de una actividad empresarial. Hay muchas y las autonomías luchan por atraer talento y creatividad.

Sin embargo, la adjudicación de subvenciones puede suponer en muchas ocasiones un arma de doble filo, ya que el desconocimiento por parte de muchos autónomos provoca la creencia de que estas ayudas no conllevan el pago de impuestos. Nada más lejos de la realidad, es casi imposible encontrar una ayuda o subvención que esté exenta de tributación, por lo tanto es importante conocer cómo afectan a la fiscalidad de los trabajadores por cuenta propia.

Las ayudas y subvenciones representan ingresos de una actividad económica y, como tal, deben ser declaradas ante la Agencia Tributaria. Pero lo primero que debe hacer un autónomo cuando llega la hora de declarar una subvención es identificar si ésta va dirigida a su negocio, o a él mismo, ya que no tributarán de la misma manera:

 

  • Las ayudas que haya recibido como contribuyentes deben ser declaradas como ganancias patrimoniales. Ejemplos de este tipo de ayudas son las destinadas a la adquisición de viviendas, las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE), las ayudas para compensar gastos escolares, para realizar determinadas mejoras en las viviendas (eficiencia energética, accesibilidad, etc.) o para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

 

  • Los ingresos provenientes de ayudas se pueden considerar rendimiento de la actividad, siempre que el destino de la subvención recibida, se dirija al negocio y no al propio trabajador por cuenta propia. Ejemplos de este tipo de ayudas son por establecerse como autónomo, por la contratación de trabajadores, por inversiones o por desarrollos de I+D.

 

Además, dentro de las ayudas que se consideren rendimiento de la actividad debemos distinguir entre dos modalidades, ya que su tratamiento fiscal es diferente. Por un lado, las subvenciones corrientes son las que están dirigidas a compensar los gastos que implican la actividad económica, ejemplos son aquellas que promueven la contratación de empleados, la compra de consumibles o para ayudar con el consumo de la luz. Son un ingreso más en la actividad del negocio y se declaran íntegras el año en el que se reciben. Las destinadas a cubrir una inversión que realice un negocio sobre el inmovilizado, como puede ser la compra de maquinaria, vehículos para la empresa, equipos informáticos, etcétera, son las subvenciones capital. La declaración de estas subvenciones no puede ser exclusiva de un año, dado que debe ser acorde a la amortización del producto u objeto subvencionado.

 

Ahora bien, este amparo conlleva obligación y riesgo. Los trabajadores autónomos deben ser conscientes de que incluso una ayuda o subvención supondrá un desembolso llegado el momento de tributar. Una interrupción temporal, total o parcial del rendimiento económico a causa de un siniestro inesperado que afecte a sus ingresos puede resultar fatal para su negocio. Por este motivo resulta esencial que todo trabajador por cuenta propia cuente con la protección de un seguro de autónomos que incluya la cobertura de Pérdida de beneficios, también conocida como Lucro cesante. Esta garantía asegura la obtención de una indemnización en el caso de que sufra una pérdida de rendimiento económico que sí habría obtenido de no haberse producido el siniestro cubierto por el contrato. Si tienes alguna duda sobre esta cobertura, ponte en contacto con tu Correduría de confianza donde te asesorarán correctamente sobre las mejores opciones y los mejores precios de las pólizas para trabajadores autónomos.

 

Fuentes: Agencia Tributaria y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

LA IMPORTANCIA DEL SEGURO EN LOS CASOS DE INTOXICACIÓN ALIMENTARIA

Los procesos industrializados en la alimentación saltaron a los medios de comunicación éste verano con el peor brote por contaminación de listeria registrado en nuestro país, que ha provocado hasta la fecha tres muertes y siete abortos. ¿Cómo puede afrontar la empresa y el consumidor una reclamación de productos alimenticios?.

La listeriosis es una patología poco frecuente y suele ser asintomática o cursar con una sintomatología gastrointestinal leve y fiebre alta, que en grupos de riesgo específicos, sobre todo en inmunodeprimidos, personas de edad avanzada, niños y embarazadas, puede presentar cuadros graves que incluyen meningitis, septicemia, abortos y una alta tasa de mortalidad. La contaminación tiene lugar, generalmente, durante el consumo de alimentos que contienen la bacteria Listeria monocytogenes, hallada, en este caso concreto, en lotes producidos por la empresa sevillana Magrudis, y vendidos bajo la marca comercial “La Mechá”. Aunque hasta el momento solo se ha encontrado esta bacteria en tres productos (carne mechada, lomo al jerez y lomo a la pimienta), la Junta de Andalucía ha ordenado, por prevención, la retirada de todos los productos cárnicos que fabricaba la empresa sevillana. Posteriormente, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha decidido ampliar la alerta sanitaria tras haber identificado otros embutidos de esta empresa que no habían sido notificados: chorizo picante, chorizo dulce y morcilla.

Por su parte, los numerosos afectados ya han comenzado a movilizarse: la Asociación del Defensor del Paciente ha registrado varias denuncias en los juzgados de Sevilla para pedir el inicio de una investigación al respecto, y la organización FACUA-Consumidores en acción ha constituido una plataforma de afectados para ayudarles a reclamar indemnizaciones por los perjuicios sufridos ¿Es necesario regular que todas las empresas del sector cuenten con un seguro obligatorio? Las indemnizaciones económicas derivadas de intoxicaciones alimentarias pueden ser muy elevadas.

Como sucede en otras actividades económicas, el sector asegurador puede ser una magnífica solución para proteger al empresario y al consumidor. A través del Seguro de Responsabilidad Civil de Productos, se cubre a la empresa asegurada de las consecuencias económicas que pueda acarrear la imputación de responsabilidad a causa de daños corporales o materiales y perjuicios que puedan sufrir terceras personas por el uso, tenencia o incluso simple existencia de productos puestos en circulación en el mercado por el asegurado, por sí mismo o a través de terceros. ¿Qué cuantía mínima deberían de contratar las empresas de alimentación?.

El artículo 30 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, surgida a raíz del caso del envenenamiento masivo por el aceite de colza desnaturalizado que causó la muerte de más de 1.100 personas en 1981, dictamina que “El Gobierno, previa audiencia de los sectores interesados y de las Asociaciones de consumidores y usuarios, adoptará las medidas o iniciativas necesarias para establecer un sistema obligatorio de seguro y fondo de garantía que cubran, para sectores determinados los riesgos de intoxicación, lesión o muerte derivados del mal estado de los productos, servicios o actividades”. Por su parte, el artículo vigésimo octavo de esta ley aprobada en 1984 deja claro que los productos que deben tener un seguro obligatorio y un fondo de garantía son “los alimenticios, los de higiene y limpieza, cosméticos, especialidades y productos farmacéuticos, servicios sanitarios, de gas y electricidad, electrodomésticos y ascensores, medios de transporte, vehículos a motor y juguetes y productos dirigidos a los niños”.

Sin embargo, el seguro de responsabilidad civil para empresas no debe ser comprendido únicamente como una obligación, sino como un recurso beneficioso, rentable e imprescindible en una sociedad avanzada donde la seguridad de los productos alimenticios resulta algo esencial, y el impacto potencial de su retirada puede implicar pérdidas inasumibles para cualquier empresa, ya que podría repercutir negativamente en su cuota de mercado, dañar su marca, su reputación y suponer cuantiosos costes legales, de reacondicionamiento y recuperación. Por lo tanto, si eres autónomo, empresario, fabricante, distribuidos u otra figura del sector, debes ser consciente de que necesitas un seguro que cubra los posibles daños a terceros y proteja los intereses de tu negocio. El análisis del riesgo y su valoración es tarea de expertos, aunque cualquier bancario quiera imponerte un seguro por el mero hecho de solicitar un préstamo o línea de crédito.

El consumidor, ante el incremento del riesgo de ser afectado por un producto de consumo, también tiene una herramienta de protección muy económica y eficaz con el seguro multirriesgo del hogar, siempre y cuando incorpore al mismo la cobertura de reclamación de daños o la protección jurídica personal o familiar.

Sea cual sea tu eslabón en la cadena alimentaria, contacta con tu correduría de seguros de confianza donde te informarán, asesorarán y te ofrecerán la póliza que más se adapte a tus necesidades.

Fuentes: boe.es, facua.org, aecosan.msssi.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

¿CUMPLE TU NEGOCIO CON LA ACTUAL LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS?

Uno de nuestros clientes tiene una franquicia de pizzas muy conocida, recibe pedidos a través de una aplicación y fundamentalmente por teléfono, la mayoría de sus clientes son conocidos y habituales. Durante la final de la Champion League jugada en el nuevo Metropolitano de Madrid recibieron numerosos pedidos en castellano e inglés. Con unos clientes británicos tuvieron un incidente a causa de la dificultad del idioma y se saltaron el protocolo establecido. No hubo buen entendimiento en la autorización de cesión de datos y hace una semana recibieron una notificación de la agencia de Protección de Datos solicitando explicaciones, alguien había realizado una denuncia. Sospechan lo peor. Les hemos tranquilizado en el sentido de que si hubiese una responsabilidad por el uso accidental de los datos, su póliza de seguro ampara éste riesgo. Cuando le explicamos esta garantía, la suscribió porque el incremento en la prima era irrelevante, pero no le encontraba sentido. Ahora lo tiene más claro.

Cada vez que un cliente te proporciona sus datos, bien sea para que le envíes información o por la compra de cualquier producto o servicio, en cada ocasión que tu negocio cuente con la asistencia de proveedores o empresas externas, e incluso cuando realizas una contratación de un trabajador, estás manejando datos de carácter personal de terceros, y por lo tanto debes estar al tanto de una serie de obligaciones establecidas legalmente que todo comercio, empresa o autónomo debe cumplir. Tu negocio debe estar totalmente adaptado a las exigencias de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales (LOPD-GDD), en vigor desde el año 2018, y cumplir los requisitos y medidas de seguridad que su normativa establece para garantizar la protección y el buen tratamiento de los datos de carácter personal de tus clientes y empleados. De no ser así, te arriesgas a ser sancionado por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) con cantidades que van desde los 900 € a los 600.000 €

Seguramente en este momento te estás preguntado si tu negocio cumple con todos los requisitos que establece la actual Ley de Protección de datos, por lo cual vamos a resumirte las principales prácticas y recomendaciones que has de llevar a cabo para adaptarte al cumplimiento de esta normativa:

En primer lugar debes identificar y especificar todos los tratamientos de tu negocio que contengan datos de carácter personal y crear un fichero para cada uno de ellos, por ejemplo empleados, clientes, proveedores, usuarios web y videovigilancia. Una vez que lo hayas realizado, debes notificar a la Agencia Española de Protección de Datos dichos tratamientos (los campos que se manejan, no los datos personales) y mantenerlos actualizados siempre que haya algún cambio en ellos. Este trámite se puede realizar online a través de la herramienta Facilita que se encuentra en la propia web de la AEPD.

A continuación debes elaborar un documento de seguridad donde se resuma todo lo relativo al tratamiento de los datos personales que manejas en tu actividad profesional, es decir, inventario de sistemas informáticos que tratan los datos, empleados que tienen acceso a ellos, sistemas de seguridad instalados, un registro de incidencias y el nombre del responsable del fichero de datos personales.

Normalmente en el caso de los autónomos y pequeñas empresas, el responsable del fichero de datos personales es uno mismo. Si ese es tu caso deberás tener una mínima formación en la materia que te permita tratar los datos conforme a la normativa de tratamiento de datos personales, que a grandes rasgos establece los siguientes puntos:

  • Los datos que se recojan han de ser solo los necesarios para cumplir con el fin con el que van a ser utilizados.
  • La persona responsable de los datos y ficheros, igual que cualquier otra que interactúe con ellos, está obligada al secreto profesional, que se mantiene incluso al haber finalizado su relación con estos.
  • La única situación aceptable en la que los datos y ficheros recogidos pueden ser compartidos con un tercero es para el cumplimiento de fines directamente relacionados con la persona que los cede y quien va a recogerlos. Para ello, previamente se debe haber informado a la persona que los cedió para que de su consentimiento.
  • Deberán tomarse medidas técnicas y organizativas para garantizar en todo momento la seguridad de los datos personales y evitar alteraciones, pérdidas o accesos no autorizados.

Otro aspecto que debes tener muy en cuenta, es que necesitarás contar con el consentimiento expreso de todos tus clientes para poder tratar sus datos. Para ello deberán firmar un documento donde se les informe del responsable del tratamiento, la finalidad para la que se van a usar sus datos, si se van a ceder a terceros y el medio por el que puede ejercer sus derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). En caso de que el cliente facilite sus datos por Internet, debe existir una casilla desmarcada por defecto que le permita aceptar esa política de privacidad.

En cuanto a Internet y a los dispositivos tecnológicos donde almacenes los datos personales, debes ser muy cuidadoso con la ciberseguridad. Si un virus o un ataque informático deriva en la destrucción, pérdida o alteración de datos personales estás obligado a notificar de dicha brecha de seguridad a la Agencia Española de Protección de Datos dentro de las 72 horas desde que se tuvo constancia de la violación.

También resulta necesario que tu negocio cuente con la protección de un Seguro de Protección de Datos y un Seguro de Ciberriesgo para aquellos riesgos fuera de control como el error humano, el fallo tecnológico o un acto malicioso de un empleado o tercero. Ten en cuenta que la Ley de Protección de datos establece que es una infracción muy grave “mantener los ficheros, locales, programas o equipos que contengan datos de carácter personal sin las debidas condiciones de seguridad”. Contacta con tu correduría de seguros de confianza donde te informarán, asesorarán y resolverán todas tus dudas sobre estos productos.

 

Fuentes: Boletín Oficial del Estado, Agencia Española de Protección de datos y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,