RSS

RESPONSABILIDAD Y SEGURO EN ACCIDENTES DE TRABAJO

01 Sep

RESPONSABILIDAD Y SEGURO EN ACCIDENTES DE TRABAJOEl empresario responde de la salud de sus trabajadores y éste riesgo es fácilmente asegurable. Saber cómo y la cuantía es tarea de profesionales. La Ley General de la Seguridad Social define en su artículo 156 el concepto de accidente de trabajo como “toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”. En España, el sector con más porcentaje de accidentes es el de servicios, debido a que es el que posee más ocupación, seguido de cerca por los de construcción, industria y agricultura. Estos últimos son los que registran un mayor número de siniestros graves e incluso mortales, debido al uso de maquinarias pesadas y peligrosas que aumentan el riesgo de sufrir un accidente causado por atrapamiento o aplastamiento.

Para lograr proteger al trabajador de los riesgos que se derivan del desempeño de su labor, es imprescindible que la empresa cuente con una adecuada pólitica en Prevención de Riesgos Laborales, que logre evitar o minimizar las causas de los accidentes y de las enfermedades derivadas del trabajo. El empresario debe comprometerse a conseguir que todos los espacios de trabajo sean lo más seguros posibles, sin dejar de lado oficinas ni lugares comunes, donde cada año se producen multitud de siniestros originados por caídas, golpes o electrocución.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales fija la obligación de que la empresa disponga de unos determinados medios destinados a prestar los primeros auxilios en caso de accidente leve de un trabajador. Esto incluye la información y formación de personal responsable de administrar los primeros auxilios, y la necesidad de disponer de un botiquín. Si la empresa cuenta con más de 50 trabajadores (o más de 25 si la actividad que desarrolla es considerada peligrosa), deberá contar necesariamente con un local destinado a los primeros auxilios y otras posibles atenciones sanitarias.

En el caso de que se produzca un accidente grave, la empresa debe seguir los pasos establecidos en su plan de emergencia para accidentes, en el cual se describen el conjunto de medios y los procedimientos de actuación que se deben llevar a cabo, entre los cuales cabe destacar los siguientes:

  • La primera medida es la atención al herido, teniendo en cuenta que los primeros auxilios siempre deben ser aplicados por una persona que haya seguido un periodo de aprendizaje y entrenamiento que le permita valorar correctamente los daños sufridos por el trabajador accidentado y aplicar los cuidados adecuados de la forma correcta.
  • De forma inmediata hay que llamar a una ambulancia para que el accidentado sea trasladado al centro de salud de la mutua más cercano, junto con el volante de asistencia médica que debe facilitar la empresa.
  • Si la necesidad médica fuera urgente y el centro de salud de la mutua estuviera cerrado o lejos, se debe contactar con el 112 o trasladar al herido al centro de salud más cercano. De cualquier forma, es necesario indicar que se trata de un accidente laboral.

Cuando uno de sus trabajadores ha sufrido un accidente, la empresa debe elaborar un informe o parte de accidente donde consten los datos del trabajador accidentado, el nombre de la empresa para la que trabaja, una descripción del accidente y datos de los posibles testigos. Si ha acudido la policía al lugar del accidente, también sería conveniente una copia del atestado que haya realizado.

Normalmente, cuando el accidente es de gravedad, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) suele abrir una investigación para determinar sus causas y posibles responsabilidades. En el caso de que quede demostrado que la empresa no cumplió alguna de las medidas de seguridad y prevención establecidas por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, será obligada a cumplir sus obligaciones en materia de seguridad y podrá ser sancionada con multas que podrían ascender la los 820.000 euros si se trata de una falta muy grave de nivel máximo. En los casos en que la causa del accidente haya sido motivada por omisiones, actuaciones negligentes del empresario o por actuaciones que no se adecuan al seguimiento estricto de las normas de obligado cumplimiento por parte de la empresa, el trabajador afectado, o sus familiares en caso de fallecimiento, tienen el derecho a recibir una indemnización por daños. Es por ello que, aunque las pólizas de Responsabilidad Civil Patronal no son obligatorias por ley, su contratación resulta imprescindible para cualquier empresa. Si aun no dispones de esta cobertura, no esperes e infórmate en tu correduría de confianza sobre que seguro es el que mejor se adapta a las características y riesgos de tu negocio.

 

Fuentes: boe.es, empleo.gob.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: