LA RESPONSABILIDAD CIVIL DEL EMPRESARIO FRENTE A LA PANDEMIA

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”, así comienza el artículo 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y a partir de este derecho se articulan una serie de obligaciones aparejadas del empresario respecto del personal a su servicio. El coronavirus ha incrementado el riesgo para el empresario, por el posible contagio de sus trabajadores y las brechas de seguridad por el teletrabajo. La protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, y el daño, si se produce, tiene la consideración legal de contingencia profesional, y así está establecido en Real Decreto 664/1997 del 12 de mayo. Dado que el contacto con el virus Covid-19, como agente biológico, puede afectar a entornos laborales, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición y seguir las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias y adoptar las medidas organizativas y preventivas necesarias en sus entornos laborales, como por ejemplo:

  • La distribución de equipos de protección individual adecuados al riesgo, ajustados a las características de la persona que los utiliza, únicos e intransferibles, facilitados por el empresario y gratuitos para el trabajador.
  • Establecer una distancia de seguridad entre trabajadores de al menos dos metros.
  • Establecer normas higiénicas en el centro.
  • Promocionar el teletrabajo siempre que sea posible, realizar videoconferencias en lugar de viajes, establecer la formación online, no realizar nunca reuniones presenciales, para ello utilizar en su lugar los avances tecnológicos disponibles.

Del mismo modo, cuando exista o pueda existir un riesgo grave e inminente de contagio por coronavirus, la empresa deberá informar cuanto antes de dicho riesgo y adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas puedan interrumpir su actividad y abandonar de inmediato el puesto de trabajo.

Pero el empresario siempre debe ser consciente de que protección del trabajador frente a los riesgos laborales exige una actuación que va mas allá del mero cumplimiento formal de un conjunto predeterminado de deberes y obligaciones empresariales, y mucho más cuando nos hallamos ante una crisis de carácter excepcional como la provocada por el Covid-19 que obliga a extremar en el entorno laboral las medidas preventivas de seguridad y salud laboral. Por lo tanto, si el empresario no adopta una actitud proactiva ante el coronavirus y, como consecuencia, un trabajador a su servicio resulta contagiado, se podrían abrir de inmediato toda una cadena de posibles imputaciones tanto en la vía administrativa como en la civil y en la penal en su contra, por lo que es imprescindible que cuente con Seguro de Responsabilidad Civil con coberturas y capitales suficientes para responder de estas eventualidades.

Como el contagio por coronavirus, cuando se ha contraído con causa exclusiva en el trabajo, se considera a todos los efectos una contingencia profesional, la responsabilidad civil será patronal, es decir, obligará a indemnizar al trabajador por los daños y perjuicios por incurrir el empresario en una conducta culposa o negligente. En estos casos, el empresario se enfrenta a una jurisdicción tremendamente garantista para el trabajador, siéndolo aún más en materia de accidentes de trabajo, puesto que existe una inversión de la carga de la prueba que opera en favor del empleado, recayendo sobre la empresa la obligación de probar que adoptó las medidas precisas para prevenir y evitar el riesgo, respondiendo el empresario incluso en los casos de descuido o imprudencia del trabajador siempre que ésta no sea temeraria, según el artículo 96 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

La urgencia en la implantación del teletrabajo y la falta de una regulación sobre ésta nueva forma de relacionarse en el mundo laboral ha creado un boquete de riesgos por el que se pueden colar buscadores de información o ladrones de datos. El siniestro puede comenzar en la vivienda de los empleados que trabajan a distancia o en la propia empresa al tener abiertas puertos para permitir el acceso a las distintas áreas de la empresa. Algunos seguros habituales pueden dar amparo a ciertos riesgos, sin embargo el único expresamente diseñado para éste fin es el ciberseguro.

Como podemos observar, la responsabilidad civil ante la pandemia de coronavirus que estamos viviendo es un tema delicado y de vital importancia para cualquier empresa, pyme o autónomo, por lo que si necesitas más información o deseas contratar un Seguro de Responsabilidad Civil o de ciberriesgo para tu negocio no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te asesoraran sin coste alguno.

Fuentes: boe.es, mscbs.gob.es y elaboración propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s