RSS

Archivo de la categoría: seguro multirriesgo

LOS ADMINISTRADORES DE FINCAS Y LA CERTIFICACIÓN ELECTRÓNICA DIGITAL

LOS ADMINISTRADORES DE FINCAS Y LA CERTIFICACIÓN ELECTRÓNICA DIGITALEs innegable que la tecnología ha transformado la profesión de Administrador de Fincas; ordenadores, tablets y smartphones son actualmente sus herramientas de trabajo, así como Internet su principal medio de comunicación. Esta realidad ha sido abordada a fondo en el pasado Congreso Nacional de Administradores de Fincas (CNAF 2018), que se ha celebrado del 7 al 9 de junio en Madrid, dándole gran importancia a la temática relacionada con las pruebas documentales digitales.

El correo electrónico casi ha sustituido al papel como medio de comunicación habitual, hasta tal punto que en las Comunidades de Propietarios no es necesario el acuerdo de la Junta para que se lleve a cabo la implantación del mismo en las relaciones entre propietario, presidente y administrador. Si tenemos en cuenta que cuando hablamos de correo electrónico nos referimos a todo mensaje de texto, voz, sonido o imagen enviado a través de una red de comunicación pública que pueda almacenarse en la red o en el equipo terminal del receptor, nos damos cuenta de la cantidad y variedad de contenidos electrónicos que no reunirán ningún tipo de garantía técnica si no son certificados electrónicamente.

La posibilidad de certificar correo electrónico resulta indispensable para los Administradores de Fincas, ya que les permite garantizar el contenido que se intercambian durante las comunicaciones digitales, bien en negociaciones de contratos, bien para justificar el cumplimiento de plazos, envío de facturas, notificación de impagos, etc. Es por ello que el Consejo General de los Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE) ha firmado un convenio de prestación de servicios de certificación electrónica de contenidos digitales mediante la plataforma Doyfe, que le ofrecerá las siguientes garantías:

  • La prueba que el contenido digital del correo electrónico existía en una fecha y en una hora concretas.
  • La demostración de que la integridad del contenido es verificable, así como la información técnica asociada con el protocolo de aplicación.
  • La certificación de autenticidad de las fotografías.

Con la utilización de Doyfe, bien mediante su página web o su app, todo Administrador de Fincas colegiado podrá generar y descargar actas de certificación de contenidos digitales tales como correos electrónicos, capturas de páginas web o fotografías.

Conviene subrayar que estas pruebas documentales digitales tendrán una plena validez jurídica ya que son plenamente verificables por un perito informático. Además al incorporar información técnica específica hace que la prueba sea incluso más sólida y fiable, desde el punto de vista técnico, que el acta notarial de un contenido de una página Web o de un correo electrónico.

No cabe duda que la capacidad de realizar certificaciones digitales es algo necesario para todo Administrador de Fincas, así como estar cubierto por un buen Seguro resulta un requisito indispensable para esta profesión. La Correduría de Seguros José Silva nos ofrece una inmejorable póliza, exclusiva para Colegios de AAFF, que cubre los riesgos de la emisión de certificados tanto digitales como manuales. No dudes en consultarles si tienes alguna duda.

 

Fuentes: coafga.org, doyfe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

¿ESTÁN DE VUELTA LAS MALAS PRÁCTICAS INMOBILIARIAS?

¿ESTÁN DE VUELTA LAS MALAS PRÁCTICAS INMOBILIARIAS?Tanto la crisis económica como el estallido de la burbuja inmobiliaria marcaron una brusca caída del mercado inmobiliario español: la compraventa de viviendas se vio estancada a causa de hipotecas inaccesibles, falta de crédito, incertidumbre económica y otros factores. Sin embargo el contexto actual ha variado considerablemente, y tanto el número de operaciones de compraventa de vivienda como la firma de hipotecas vuelven a cifras positivas. La mala noticia es que junto a estos buenos datos han regresado las dudosas prácticas que algunas inmobiliarias establecieron durante el pasado “Boom inmobiliario”. El abuso bancario con la imposición de productos vinculados, tasaciones sobrevaloradas, elevadas comisiones fuera del precio real de compraventa de vivienda, la modificación de las condiciones firmadas en los contratos o el incumplimiento del deber de información, son ejemplos de estas prácticas abusivas que parecían haber desaparecido, pero que por desgracia vuelven a estar a la orden del día, como la compra sobre plano sin la protección de seguro hasta que el promotor obtiene la licencia. Parece que 8 años de profunda crisis han servido de poco escarmiento.

 

Las malas praxis utilizadas por cierto tipo de comisionistas parecen ensombrecer a la totalidad del negocio inmobiliario, el cual debe adoptar compromisos y soluciones para satisfacer el creciente número de compradores de hoy en día, que conocen lo que significa pasar por una crisis económica y por ello están mejor formados que nunca: leen la letra pequeña, conocen como funcionan las hipotecas, qué es un swap o una cláusula suelo, y además se informan más y mejor sobre los precios, ya que tienen más instrumentos a su alcance para hacerlo.

 

Evitar todo tipo de malas prácticas, para dar así legitimidad a los intermediarios y al mercado inmobiliario en general se convierte en un asunto primordial, que solo se podrá conseguir marcando una serie de requisitos y pautas de buenas conductas que toda empresa debería cumplir:

  • Profesionalidad y formación: Los agentes inmobiliarios han de ser trabajadores expertos en su sector, conocedores de las tendencias del mercado y del valor real de todo tipo de inmuebles.
  • Honestidad: Los datos fundamentales, las características del inmueble y las condiciones de adquisición han de comunicarse al cliente con veracidad y objetividad, huyendo del engaño, por mínimo que sea.
  • Transparencia: Se conseguiría fácilmente si las empresas hiciesen públicos los porcentajes que configuran sus honorarios por el trabajo de intermediación realizado.
  • Legalidad: La firma de un contrato, entre inmobiliaria y cliente, donde se establezcan todas las condiciones de la intermediación, lograría controlar y evitar el uso de malas prácticas, como por ejemplo las duplicidades de honorarios.
  • Garantía: El inmueble que se entrega al cliente debe cumplir las condiciones que se estipularon. Resulta necesario que toda empresa inmobiliaria cuente con un servicio de postventa encargado de atender posibles consultas y quejas del cliente.

Las buenas prácticas de los agentes intermediarios de vivienda son una necesidad que incluso a día de hoy marca la sociedad, pero que sólo se podrá conseguir junto a un sector inmobiliario saneado y solvente. Una posible solución consistiría en proporcionar un marco que anime a los propietarios a sacar sus casas al mercado del arrendamiento, consiguiendo así que el alquiler de viviendas sea una alternativa real en España. El contrato de un seguro de alquiler, que cubra al propietario ante el posible impago de las rentas, asuma el compromiso de resarcir los daños causados por actos vandálicos y la reclamación jurídica es, sin duda, la garantía que todo dueño de vivienda o negocio inmobiliario necesita para sentirse tranquilo.

 

Fuentes: boe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

¿Está mi empresa preparada para reaccionar ante un gran siniestro de incendio?

El 10-01-12 leíamos la siguiente noticia en http://www.heraldo.es: “La industria metalúrgica Ronal Ibérica no pudo reanudar la actividad tras el puente festivo de Reyes debido a un incendio en su instalación eléctrica”.

Si usted es empresario, seguro que dicho suceso hará que se pregunte: ¿está mi empresa preparada para reaccionar ante un gran siniestro de incendio con un seguro multirriesgo para oficinas y negocios o un seguro todo riesgo – seguro de daños adecuado?, ¿cuando una empresa sufre un siniestro importante se produce una situación de crisis primero y posteriormente una parada de la producción, o en el caso de servicios un retraso en los mismos?, ¿tengo un Plan de Contingencias para una situación semejante?. No importa el tamaño de su empresa, las consecuencias afectan a todas las dimensiones. Una buena gestión establece qué medidas adoptar prioritariamente, en qué orden y quién las ejecutará (facilitará la intervención de los expertos) y cómo puede la empresa prestar sus servicios y vender sus productos. Un siniestro tiene consecuencias inmediatas en la producción, en lo social, en la economía y en todo el entorno del negocio. Son reacciones encadenadas que dejan incógnitas de la magnitud de los daños, pánico en las personas afectadas de forma directa e incertidumbre en las indirectas.

El sector asegurador maneja con soltura la Gerencia de Riesgos, mediante empresas especializadas que rápidamente identifican la fractura, medios a utilizar y qué medidas adoptar para superar la situación. En un incendio suelen resultar dañados tanto el Continente como el Contenido: edificios, instalaciones, maquinaria, mobiliario, existencias propias y de terceros, e incluso relativos a la responsabilidad medioambiental. Aunque no resulten quemados literalmente, puede ser necesario derribar parte de los muros y, si no tienen garantías de estabilidad y seguridad, la cubierta y las ventanas. El humo también puede afectar a los edificios, instalaciones y máquinas (los gases de combustión y la humedad por la intervención de bomberos afectará a los sistemas electrónicos de los equipos y materias primas y de producción, que pueden resultar deteriorados). En definitiva, los procesos de producción o prestación de suministros se paralizan, se produce una pérdida de lo ya producido, probablemente cierre la empresa unos días, se reduce la facturación e incrementan los costes adicionales para reparaciones, rehabilitación, etc. Sin embargo, más graves aún serán las consecuencias por la pérdida de una posición en el mercado, la imagen, la solvencia y la interrupción de equipos humanos, la reducción de la calidad por la pérdida de embalajes, el sobrecoste por compras suplementarias y las dudas en las entidades financieras.

Si al estudiar el siniestro y la previsible evolución del mismo, con todos los trastornos, se toma la decisión de reconstruir, restablecer la producción y la prestación de servicios, será necesario: organizar un comité de crisis, consecuencia de la responsabilidad del administrador de la empresa y la responsabilidad civil de la personas jurídicas, y un equipo que, en colaboración con los diferentes proveedores y profesionales, tome ágiles decisiones. Con la ayuda de la correduría de seguros y previa comprobación de las sumas aseguradas y alcance de las coberturas se contacta con la aseguradora para que, de común acuerdo, se designe el gabinete pericial encargado de la tasación de daños y se contacte con la empresa de recuperación de daños, la cual adoptará medidas para reducir los efectos del siniestro, la viabilidad de reparación de las máquinas y los componentes principales. Se realiza un inventario donde se determinen las pérdidas irreversibles, bienes dañados y los que no han resultado estropeados y se elaboran estudios. Por último, se determinan los valores de reposición e indemnización para concluir el siniestro en un plazo no superior a noventa días, desde su ocurrencia, o anticipar las cantidades mínimas cuantificadas.

Para un mayor asesoramiento, póngase en contacto con los expertos de José Silva, Correduría experta en seguros de empresa:

Tlf.: 915 353 009
josilva@josilva.com
www.josilva.com

 

Etiquetas: , , , , , , ,