RSS

Archivo de la categoría: Seguros de autónomos

LA RESPONSABILIDAD CIVIL DEL EMPRESARIO FRENTE A LA PANDEMIA

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”, así comienza el artículo 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y a partir de este derecho se articulan una serie de obligaciones aparejadas del empresario respecto del personal a su servicio. El coronavirus ha incrementado el riesgo para el empresario, por el posible contagio de sus trabajadores y las brechas de seguridad por el teletrabajo. La protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo, y el daño, si se produce, tiene la consideración legal de contingencia profesional, y así está establecido en Real Decreto 664/1997 del 12 de mayo. Dado que el contacto con el virus Covid-19, como agente biológico, puede afectar a entornos laborales, corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición y seguir las pautas y recomendaciones formuladas por las autoridades sanitarias y adoptar las medidas organizativas y preventivas necesarias en sus entornos laborales, como por ejemplo:

  • La distribución de equipos de protección individual adecuados al riesgo, ajustados a las características de la persona que los utiliza, únicos e intransferibles, facilitados por el empresario y gratuitos para el trabajador.
  • Establecer una distancia de seguridad entre trabajadores de al menos dos metros.
  • Establecer normas higiénicas en el centro.
  • Promocionar el teletrabajo siempre que sea posible, realizar videoconferencias en lugar de viajes, establecer la formación online, no realizar nunca reuniones presenciales, para ello utilizar en su lugar los avances tecnológicos disponibles.

Del mismo modo, cuando exista o pueda existir un riesgo grave e inminente de contagio por coronavirus, la empresa deberá informar cuanto antes de dicho riesgo y adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, las personas puedan interrumpir su actividad y abandonar de inmediato el puesto de trabajo.

Pero el empresario siempre debe ser consciente de que protección del trabajador frente a los riesgos laborales exige una actuación que va mas allá del mero cumplimiento formal de un conjunto predeterminado de deberes y obligaciones empresariales, y mucho más cuando nos hallamos ante una crisis de carácter excepcional como la provocada por el Covid-19 que obliga a extremar en el entorno laboral las medidas preventivas de seguridad y salud laboral. Por lo tanto, si el empresario no adopta una actitud proactiva ante el coronavirus y, como consecuencia, un trabajador a su servicio resulta contagiado, se podrían abrir de inmediato toda una cadena de posibles imputaciones tanto en la vía administrativa como en la civil y en la penal en su contra, por lo que es imprescindible que cuente con Seguro de Responsabilidad Civil con coberturas y capitales suficientes para responder de estas eventualidades.

Como el contagio por coronavirus, cuando se ha contraído con causa exclusiva en el trabajo, se considera a todos los efectos una contingencia profesional, la responsabilidad civil será patronal, es decir, obligará a indemnizar al trabajador por los daños y perjuicios por incurrir el empresario en una conducta culposa o negligente. En estos casos, el empresario se enfrenta a una jurisdicción tremendamente garantista para el trabajador, siéndolo aún más en materia de accidentes de trabajo, puesto que existe una inversión de la carga de la prueba que opera en favor del empleado, recayendo sobre la empresa la obligación de probar que adoptó las medidas precisas para prevenir y evitar el riesgo, respondiendo el empresario incluso en los casos de descuido o imprudencia del trabajador siempre que ésta no sea temeraria, según el artículo 96 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

La urgencia en la implantación del teletrabajo y la falta de una regulación sobre ésta nueva forma de relacionarse en el mundo laboral ha creado un boquete de riesgos por el que se pueden colar buscadores de información o ladrones de datos. El siniestro puede comenzar en la vivienda de los empleados que trabajan a distancia o en la propia empresa al tener abiertas puertos para permitir el acceso a las distintas áreas de la empresa. Algunos seguros habituales pueden dar amparo a ciertos riesgos, sin embargo el único expresamente diseñado para éste fin es el ciberseguro.

Como podemos observar, la responsabilidad civil ante la pandemia de coronavirus que estamos viviendo es un tema delicado y de vital importancia para cualquier empresa, pyme o autónomo, por lo que si necesitas más información o deseas contratar un Seguro de Responsabilidad Civil o de ciberriesgo para tu negocio no dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza, donde te asesoraran sin coste alguno.

Fuentes: boe.es, mscbs.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

MEDIDAS Y AYUDAS PARA PYMES Y AUTÓNOMOS ANTE EL CORONAVIRUS

El riesgo existe, es medible, pero su aparato de medir lo manejamos los expertos. El impacto económico de la grave crisis del coronavirus que estamos sufriendo está afectando de manera muy preocupante a unos colectivos de inmensa importancia dentro del tejido empresarial, económico y social de nuestro país: la microempresa y los trabajadores autónomos. Nos estamos refiriendo a pequeños o medianos negocios en tamaño, pero que son el motor de la economía española ya que constituyen el 99,8% de nuestras empresas y generan el 70% de los actuales puestos de trabajo, motivos por los que necesitan una especial atención, protección y cuidado en esta situación de emergencia que ha supuesto un abrupto y forzado cese de actividad para muchos de ellos.

Con el fin de amortiguar la actual problemática que esta pandemia está causando en la economía española, el Gobierno acaba de publicar en el BOE un segundo plan de medidas económicas excepcionales destinadas a empresas y tejido productivo, entre las que se encuentran algunas dirigidas a pymes y autónomos que cabe destacar y analizar:

  • Se flexibiliza el acceso a la prestación por cese de actividad para los autónomos, personas físicas y societarios, que se vean obligados a cesar su actividad como consecuencia de la crisis del coronavirus. Esta medida, que garantizará el cobro de la prestación en caso de dificultad económica, es una de las principales peticiones solicitadas conjuntamente por las principales asociaciones de autónomos, UPTA, ATA y UATAE. Podrán recibir esta prestación aquellos autónomos cuyas actividades hayan sido suspendidas por el Real Decreto del 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma, o si durante el mes anterior se acredita haber perdido el 75% de la facturación, con respecto a la media mensual del último semestre. Conviene señalar que esta prestación tendrá una duración de un mes, aunque puede ser prorrogable y se calculará con el 70% de la base reguladora, lo que supone para el 80% de los profesionales por cuenta propia una cantidad de unos 661 euros al mes. Desde aquí lanzamos una sugerencia al sector asegurador para que en el futuro la pérdida de beneficios o lucro cesante por epidemia o pandemia sea una cobertura contratable. Asimismo que el Consorcio de Compensación de Seguros pueda extender su protección a situaciones similares.
  • Desde la aprobación del decreto hasta el 30 de mayo de 2020, los trabajadores autónomos y pymes podrán posponer el pago de impuestos como el IVA y el IRPF hasta 6 meses. Esta deuda con el Estado tendrá un límite de 30.000 euros y durante los 3 primeros meses de demora no tendrá intereses de ningún tipo, pero debemos ser conscientes de que esta medida es una moratoria y no una exención, por lo que tarde o temprano habrá que afrontar su pago.
  • Los empresarios y autónomos con empleados, no deberán hacerse cargo de pagar las cuotas empresariales en materia de cotización cuando se acojan a Expedientes de Regulación de Empleo Temporales (ERTEs) y eviten hacer despidos en su plantilla.
  • En cuanto a las ayudas, el gobierno amplía en 10.000 millones de euros el límite de endeudamiento neto previsto para el Instituto de Crédito Oficial en la Ley de Presupuestos del Estado, con el fin de facilitar liquidez adicional a las empresas, especialmente pymes y autónomos. Especial vigilancia solicitamos al organismo de control para que la banca no haga negocio aprovechando la necesidad de liquidez, obligándoles a suscribir seguros.

Conviene señalar que los autónomos tendrán que seguir haciendo frente al pago de la cuota a la Seguridad Social, ya que el Gobierno no ha incluido su exoneración entre las medidas recientemente aprobadas como le habían solicitado las principales asociaciones de autónomos.

Como podemos observar, aunque se empiezan a tomar medidas para minorar la crisis económica a causa de la lucha contra la amenaza del covid-19, hoy más que nunca las pymes y los trabajadores por cuenta propia necesitan un plan de protección integral que englobe coberturas por Incapacidad Temporal, Asistencia Médica, Hospitalización, Accidentes y Protección de Pagos entre otras. No dudes en consultar con tu Correduría de Seguros de Confianza si necesitas información o asesoramiento sobre el Seguro de Autónomos que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu negocio. Esta crisis está dando un gran valor a la Gerencia de Riesgos, allí donde hemos podido aplicarla, las compañías aseguradoras responderán de sus compromisos; Por el contrario aquellos que accedieron al seguro por que “ se lo impusieron” o “le obligaron” o “ se lo compraron al primo” se encuentran totalmente desamparados.

 

Fuentes: Boletín Oficial del Estado, Federación Nacional de Trabajadores Autónomos y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿TRIBUTAN LAS SUBVENCIONES Y AYUDAS QUE RECIBEN LOS AUTÓNOMOS?

Somos de los convencidos de que la mejor manera de tener un buen trabajo es crearlo. Poner en marcha un negocio es una tarea ilusionante, pero también ardua y compleja, ya que requiere una minuciosa planificación en la que hay que tener en cuenta numerosos factores, tanto internos como externos, para asegurar que nuestro proyecto crezca fuerte y sano. La realización de un plan de empresa, junto con los estudios de mercado previos, ayudarán tanto a examinar la viabilidad técnica, económica y financiera del futuro negocio, como para conocer la demanda existente y así ubicarlo en el nicho de mercado apropiado. Otro aspecto importante del que cualquier emprendedor debe estar al tanto son las posibles subvenciones que tenga derecho a recibir, es decir, las ayudas económicas que otorgan, por regla general, las administraciones públicas para facilitar el desarrollo de una actividad empresarial. Hay muchas y las autonomías luchan por atraer talento y creatividad.

Sin embargo, la adjudicación de subvenciones puede suponer en muchas ocasiones un arma de doble filo, ya que el desconocimiento por parte de muchos autónomos provoca la creencia de que estas ayudas no conllevan el pago de impuestos. Nada más lejos de la realidad, es casi imposible encontrar una ayuda o subvención que esté exenta de tributación, por lo tanto es importante conocer cómo afectan a la fiscalidad de los trabajadores por cuenta propia.

Las ayudas y subvenciones representan ingresos de una actividad económica y, como tal, deben ser declaradas ante la Agencia Tributaria. Pero lo primero que debe hacer un autónomo cuando llega la hora de declarar una subvención es identificar si ésta va dirigida a su negocio, o a él mismo, ya que no tributarán de la misma manera:

 

  • Las ayudas que haya recibido como contribuyentes deben ser declaradas como ganancias patrimoniales. Ejemplos de este tipo de ayudas son las destinadas a la adquisición de viviendas, las del Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente (Plan PIVE), las ayudas para compensar gastos escolares, para realizar determinadas mejoras en las viviendas (eficiencia energética, accesibilidad, etc.) o para compensar determinados gastos relacionados con la protección de la salud.

 

  • Los ingresos provenientes de ayudas se pueden considerar rendimiento de la actividad, siempre que el destino de la subvención recibida, se dirija al negocio y no al propio trabajador por cuenta propia. Ejemplos de este tipo de ayudas son por establecerse como autónomo, por la contratación de trabajadores, por inversiones o por desarrollos de I+D.

 

Además, dentro de las ayudas que se consideren rendimiento de la actividad debemos distinguir entre dos modalidades, ya que su tratamiento fiscal es diferente. Por un lado, las subvenciones corrientes son las que están dirigidas a compensar los gastos que implican la actividad económica, ejemplos son aquellas que promueven la contratación de empleados, la compra de consumibles o para ayudar con el consumo de la luz. Son un ingreso más en la actividad del negocio y se declaran íntegras el año en el que se reciben. Las destinadas a cubrir una inversión que realice un negocio sobre el inmovilizado, como puede ser la compra de maquinaria, vehículos para la empresa, equipos informáticos, etcétera, son las subvenciones capital. La declaración de estas subvenciones no puede ser exclusiva de un año, dado que debe ser acorde a la amortización del producto u objeto subvencionado.

 

Ahora bien, este amparo conlleva obligación y riesgo. Los trabajadores autónomos deben ser conscientes de que incluso una ayuda o subvención supondrá un desembolso llegado el momento de tributar. Una interrupción temporal, total o parcial del rendimiento económico a causa de un siniestro inesperado que afecte a sus ingresos puede resultar fatal para su negocio. Por este motivo resulta esencial que todo trabajador por cuenta propia cuente con la protección de un seguro de autónomos que incluya la cobertura de Pérdida de beneficios, también conocida como Lucro cesante. Esta garantía asegura la obtención de una indemnización en el caso de que sufra una pérdida de rendimiento económico que sí habría obtenido de no haberse producido el siniestro cubierto por el contrato. Si tienes alguna duda sobre esta cobertura, ponte en contacto con tu Correduría de confianza donde te asesorarán correctamente sobre las mejores opciones y los mejores precios de las pólizas para trabajadores autónomos.

 

Fuentes: Agencia Tributaria y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

LA IMPORTANCIA DEL SEGURO EN LOS CASOS DE INTOXICACIÓN ALIMENTARIA

Los procesos industrializados en la alimentación saltaron a los medios de comunicación éste verano con el peor brote por contaminación de listeria registrado en nuestro país, que ha provocado hasta la fecha tres muertes y siete abortos. ¿Cómo puede afrontar la empresa y el consumidor una reclamación de productos alimenticios?.

La listeriosis es una patología poco frecuente y suele ser asintomática o cursar con una sintomatología gastrointestinal leve y fiebre alta, que en grupos de riesgo específicos, sobre todo en inmunodeprimidos, personas de edad avanzada, niños y embarazadas, puede presentar cuadros graves que incluyen meningitis, septicemia, abortos y una alta tasa de mortalidad. La contaminación tiene lugar, generalmente, durante el consumo de alimentos que contienen la bacteria Listeria monocytogenes, hallada, en este caso concreto, en lotes producidos por la empresa sevillana Magrudis, y vendidos bajo la marca comercial “La Mechá”. Aunque hasta el momento solo se ha encontrado esta bacteria en tres productos (carne mechada, lomo al jerez y lomo a la pimienta), la Junta de Andalucía ha ordenado, por prevención, la retirada de todos los productos cárnicos que fabricaba la empresa sevillana. Posteriormente, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha decidido ampliar la alerta sanitaria tras haber identificado otros embutidos de esta empresa que no habían sido notificados: chorizo picante, chorizo dulce y morcilla.

Por su parte, los numerosos afectados ya han comenzado a movilizarse: la Asociación del Defensor del Paciente ha registrado varias denuncias en los juzgados de Sevilla para pedir el inicio de una investigación al respecto, y la organización FACUA-Consumidores en acción ha constituido una plataforma de afectados para ayudarles a reclamar indemnizaciones por los perjuicios sufridos ¿Es necesario regular que todas las empresas del sector cuenten con un seguro obligatorio? Las indemnizaciones económicas derivadas de intoxicaciones alimentarias pueden ser muy elevadas.

Como sucede en otras actividades económicas, el sector asegurador puede ser una magnífica solución para proteger al empresario y al consumidor. A través del Seguro de Responsabilidad Civil de Productos, se cubre a la empresa asegurada de las consecuencias económicas que pueda acarrear la imputación de responsabilidad a causa de daños corporales o materiales y perjuicios que puedan sufrir terceras personas por el uso, tenencia o incluso simple existencia de productos puestos en circulación en el mercado por el asegurado, por sí mismo o a través de terceros. ¿Qué cuantía mínima deberían de contratar las empresas de alimentación?.

El artículo 30 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, surgida a raíz del caso del envenenamiento masivo por el aceite de colza desnaturalizado que causó la muerte de más de 1.100 personas en 1981, dictamina que “El Gobierno, previa audiencia de los sectores interesados y de las Asociaciones de consumidores y usuarios, adoptará las medidas o iniciativas necesarias para establecer un sistema obligatorio de seguro y fondo de garantía que cubran, para sectores determinados los riesgos de intoxicación, lesión o muerte derivados del mal estado de los productos, servicios o actividades”. Por su parte, el artículo vigésimo octavo de esta ley aprobada en 1984 deja claro que los productos que deben tener un seguro obligatorio y un fondo de garantía son “los alimenticios, los de higiene y limpieza, cosméticos, especialidades y productos farmacéuticos, servicios sanitarios, de gas y electricidad, electrodomésticos y ascensores, medios de transporte, vehículos a motor y juguetes y productos dirigidos a los niños”.

Sin embargo, el seguro de responsabilidad civil para empresas no debe ser comprendido únicamente como una obligación, sino como un recurso beneficioso, rentable e imprescindible en una sociedad avanzada donde la seguridad de los productos alimenticios resulta algo esencial, y el impacto potencial de su retirada puede implicar pérdidas inasumibles para cualquier empresa, ya que podría repercutir negativamente en su cuota de mercado, dañar su marca, su reputación y suponer cuantiosos costes legales, de reacondicionamiento y recuperación. Por lo tanto, si eres autónomo, empresario, fabricante, distribuidos u otra figura del sector, debes ser consciente de que necesitas un seguro que cubra los posibles daños a terceros y proteja los intereses de tu negocio. El análisis del riesgo y su valoración es tarea de expertos, aunque cualquier bancario quiera imponerte un seguro por el mero hecho de solicitar un préstamo o línea de crédito.

El consumidor, ante el incremento del riesgo de ser afectado por un producto de consumo, también tiene una herramienta de protección muy económica y eficaz con el seguro multirriesgo del hogar, siempre y cuando incorpore al mismo la cobertura de reclamación de daños o la protección jurídica personal o familiar.

Sea cual sea tu eslabón en la cadena alimentaria, contacta con tu correduría de seguros de confianza donde te informarán, asesorarán y te ofrecerán la póliza que más se adapte a tus necesidades.

Fuentes: boe.es, facua.org, aecosan.msssi.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

LA NUEVA DECLARACIÓN DE LA RENTA PARA AUTÓNOMOS

Todos los años enviamos a nuestros clientes una relación de los seguros que tienen contratados con nuestra mediación, esta información resulta de utilidad especialmente para quien ejerce su actividad de forma autónoma porque les recuerda que tienen una obligación fiscal ineludible y además de un vistazo comprueban los importes abonados y aquellos que les permiten rebajar los impuestos. La anécdota de este año la protagonizó, hasta el momento, Jesús que estaba tan imbuido en su trabajo, después de algunos años de sequía, que al recibir la relación nos llamó muy contento porque estaba convencido de que pronto comenzaba el verano y se llevó una gran alegría al darse cuenta de que todavía estamos en abril. Esto del cambio climático nos altera sensorialmente…..

El colectivo de autónomos supone casi el 18% del total de los trabajadores de nuestro país y resulta decisivo en la prosperidad económica y en la creación de empleo; Llevan años reivindicando nuevas medidas que fomenten los proyectos emprendedores y logren equiparar sus derechos y obligaciones con las de los asalariados. Un claro ejemplo es la declaración de la renta, donde no se les aplican los mínimos exentos que tienen los trabajadores por cuenta ajena, de 22.000 euros si se tiene un solo pagador o 12.000 euros con más de uno. Debido a ello, por regla general todos los autónomos tienen que realizar la declaración de la renta, a no ser que se de el caso improbable de que hayan obtenido durante el ejercicio anterior unos ingresos inferiores a 1000 euros. Por otro lado, tampoco tienen la ayuda del borrador, ya que la información sobre los gastos que suponen su actividad no constan en ningún registro fiscal, ni tampoco si son deducibles o no. Si bien este documento puede ser solicitado por un trabajador autónomo, apenas les puede servir como referencia.

Sin embargo, este año se han introducido una serie de nuevas medidas que te interesará conocer si eres trabajador o trabajadora autónoma. A continuación te las explicamos:

  • La primera de ellas está relacionada con la maternidad y la paternidad, y es que si cobraste la baja por este motivo a lo largo de 2018 y te aplicaron retenciones de IRPF deberán devolverte ese dinero, ya que este tipo de retenciones han sido declaradas exentas de IRPF.
  • Por otro lado, si tus hijos menores de 3 años estuvieron matriculados en guarderías autorizadas podrás acceder a una devolución de hasta 1.000 euros sobre este concepto.
  • Si trabajas desde casa podrás deducir hasta un 30% del coste de los suministros del hogar (agua, gas, luz, teléfono e internet), sobre la superficie que haya sido declarada a Hacienda como espacio de trabajo objetivo. En concreto, en la campaña de este año podrán deducirse el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total.

Además, este año también podrás deducir algunos gastos por manutención en establecimientos de restauración y hostelería, siempre que pagues utilizando cualquier medio electrónico. El límite que puedes deducir es de 26,67 euros diarios en España y de 48,08 euros en el extranjero; aunque si tuvieras que pernoctar una noche como consecuencia del desplazamiento, estos límites aumentan hasta los 53,34 euros diarios en España y los 91,35 euros diarios en el extranjero.

El plazo de presentación del borrador a través de la vía telemática ha comenzado el 2 de abril, pero si optas por hacerlo de manera presencial deberás esperar hasta el 14 de mayo, en cualquier caso ten en cuenta que el 1 de julio se acaba el plazo para entregarlo. Además te aconsejamos que no esperes a los últimos días para hacer la declaración de la renta, puesto que pueden surgir problemas y dudas que no puedan resolverse a tiempo. Recuerda comprobar que los datos que tiene registrados Hacienda sean correctos, ya que tu mismo eres el último responsable de acreditar que la información proporcionada es la correcta. No olvides introducir todos los cambios producidos en 2018, si has tenido hijos debes hacerlo constar, si te has casado, entérate si te sale más a cuenta hacer la declaración conjunta o la individual.

Por último, pero por ello no menos importante, recuerda que por tener la característica de profesional, trabajador o trabajadora autónomo todas las primas de seguros relacionadas con la actividad que desarrollas desgravan en tu declaración de la renta. Seguros de accidentes, incendios, multirriesgo, de robo, de responsabilidad civil, de daños a mercancías o la de pérdida de beneficios, entre otros, rebajan significativamente la factura fiscal del IRPF. En el caso que tengas contratado un seguro médico podrás desgravar 500 euros por cada miembro de la familia (cónyuge o hijos menores de 25 años) incluido en la póliza. El límite se amplía a 1500 para las personas con discapacidad. Si tienes alguna duda sobre este tema, ponte en contacto con tu Correduría de confianza donde te asesorarán correctamente sobre las mejores opciones y los mejores precios de las pólizas disponibles en el mercado, además te informarán sobre qué programa se adapta mejor a tus necesidades, así como sobre sus ventajas fiscales.

 

Fuentes: boe.es, agenciatributaria.es, serautonomo.net y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

¿ES POSIBLE SER AUTÓNOMO Y ASALARIADO AL MISMO TIEMPO?

¿ES POSIBLE SER AUTÓNOMO Y ASALARIADO AL MISMO TIEMPO?La situación del mercado laboral continúa siendo el principal de los problemas socioeconómicos de nuestro país, y por mucho que esta coyuntura nos preocupe, no parece tener demasiadas expectativas de mejora. El 2018 afianzó la precariedad laboral y el empobrecimiento de gran número de trabajadores, mientras nuestros dirigentes tanto a nivel estatal como autonómico no parecen hacer los esfuerzos necesarios para comenzar a poner fin a esta dramática situación, en buena medida provocada por la temporalidad de los contratos. No debemos olvidar que España es el miembro de la Unión Europea con la mayor proporción de trabajadores temporales, de los cuales solo el 8% conseguirá que su contrato temporal se acabe convirtiendo en indefinido, hecho que resulta tres veces más difícil que en el resto de los países de la Comunidad. Debido a estos motivos, no es de extrañar que cada vez más trabajadores asalariados se pregunten si existe la posibilidad de compaginar su actual actividad con la puesta en marcha de un proyecto laboral propio.

Si este es tu caso, debes saber que sí es compatible tener un contrato por cuenta ajena, y consiguientemente estar dado de alta en el Régimen General, y al mismo tiempo estar dado de alta en autónomos y ejercer profesional o empresarialmente otras actividades económicas por cuenta propia. Esta situación, en la que se realizan dos o más actividades laborales que obligan a cotizar en más de un Régimen de la Seguridad Social es denominada pluriactividad, y es un tipo de cotización que está contemplada en la Ley de Emprendedores del año 2013.

Ahora que tenemos claro que podemos trabajar en una empresa y al mismo tiempo poner en marcha nuestra propia idea de negocio, sea cual sea nuestra actividad a desarrollar, debemos tener en cuenta que será necesario regular nuestra nueva situación de pluriactividad. Para ello, es recomendable que previamente se lo comuniquemos tanto a la Agencia Tributaria como a la Seguridad Social, donde nos indicarán que una vez dados de alta en el régimen de autónomos (RETA) tendremos una doble obligación de tributar:

Por los ingresos recibidos como autónomo:

  • Deberemos abonar la cuota de autónomos mensualmente y entregar la autoliquidación del IVA de manera trimestral y anualmente.

Por los ingresos recibidos como asalariado:

  • Seguiremos cotizando a la Seguridad Social en el porcentaje que refleje nuestra nómina de acuerdo con nuestra jornada, salario y situación personal. La empresa para la que trabajamos seguirá siendo la encargada de realizar el descuento del tanto por ciento indicado para satisfacer el pago a la Seguridad Social.

En cuanto a la presentación de la Renta con pluriactividad, es importante saber que no deberemos presentar dos declaraciones separadas, sino solo una en la que para obtener la base imponible del IRPF tendremos que sumar los ingresos totales (los provenientes de nuestra actividad asalariada y los que provienen de nuestro trabajo por cuenta propia) y restar cotizaciones ya aportadas al sistema a través de los dos regímenes pertinentes. En los casos en que la suma de lo que se cotiza como asalariado y como autónomo alcance una cuantía igual o superior a 12.368,23 euros se tendrá derecho a una devolución del 50% del exceso, con el tope del 50% de las cuotas ingresadas en el Régimen Especial.

Además, la Ley de Emprendedores permite que los asalariados que se den de alta por primera vez como autónomos, se beneficien de unas bonificaciones en el pago de las cuotas mensuales:

Para los trabajadores contratados a jornada completa:

  • Primeros dieciocho meses de alta: hasta el 50% de la base mínima de cotización.

  • Segundos dieciocho meses de alta: hasta el 75% de la base mínima.

Para los trabajadores contratados a jornada parcial:

  • Primeros dieciocho meses de alta: hasta el 75% de la base mínima de cotización.

  • Segundos dieciocho meses de alta: hasta el 85% de la base mínima.

Conviene apuntar que estas bonificaciones, por pluriactividad son incompatibles con la tarifa plana de autónomos, por lo que nos veremos en la disyuntiva de elegir la que más nos convenga.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que uno de los mayores problemas que tiene la pluriactividad es que el trabajador que compatibilice el ser autónomo y asalariado se enfrentará a largas jornadas laborales, que muy posiblemente le producirán un aumento de la fatiga y el cansancio acumulado por exceso de horas de actividad, lo que incluso puede conllevarle problemas de salud. Es por ello que si estás planeando compaginar tu actual actividad con la puesta en marcha de un proyecto laboral propio, la posesión de un buen Seguro de autónomos que incluya una atención médica que se adapte a tus necesidades, y sea el perfecto complemento a la cobertura de la Seguridad Social en el caso de sufrir una incapacidad temporal te resultará imprescindible.

 

Fuentes: agenciatributaria.es, boe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

AYUDAS Y SUBVENCIONES PARA LOS JÓVENES EMPRENDEDORES

ayudas y subvenciones para los jovenes emprendedoresA pesar de ser nativos digitales, ya que han crecido plenamente inmersos en la nueva cultura tecnológica, y poseer un gran espíritu emprendedor y unas capacidades de reinvertarse y adaptarse a los cambios envidiables, los jóvenes que apuestan por crear su propio negocio o pequeña empresa se encuentran muy a menudo con una gran variedad de obstáculos a la hora de intentarlo. Son conocedores de que la constancia y el trabajo duro son requisitos imprescindibles para que un proyecto salga adelante, pero no ignoran que la falta de capital es el mayor handicap al que se tendrán que enfrentar. En nuestro país, las nuevas generaciones de emprendedores se encuentran ante una realidad donde la ausencia de crédito bancario o inversores que les respalden económicamente es demasiado común, y muy a menudo motivada por la desconfianza que su juventud provoca ante sus interlocutores (clientes, proveedores o inversores), que normalmente son 20 o 30 años más mayores que ellos y consideran que la experiencia es una cualidad indispensable. Por otro parte, muchos de estos jóvenes reconocen no estar familiarizados con las posibilidades de financiación y ayudas para emprendedores que ofrecen tanto el gobierno como diversas entidades privadas, lo que provoca que muchas iniciativas y proyectos que tendrían altas posibilidades de prosperar se vean frenados a causa de este problema de desinformación o desconocimiento.

En primer lugar, los jóvenes que deseen crear su propio negocio o pequeña empresa deben saber que, aunque los criterios no suelen variar sustancialmente, las subvenciones para emprendedores son convocadas anualmente por el propio Estado, las Comunidades Autónomas, las entidades locales, etcétera, y que se deben cumplir una serie de requisitos indispensables para que sean otorgadas. A continuación vamos a centrarnos en las más relevantes:

Enisa es una empresa pública que participa activamente en la financiación de proyectos empresariales viables e innovadores a través de préstamos participativos para cualquier tipo de empresa de nueva creación. Su línea de financiación tiene como objetivo dotar de los recursos financieros necesarios a pymes de reciente constitución creadas por jóvenes para abordar las inversiones que precisa el proyecto empresarial en su fase inicial. Los posibles beneficiarios deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser una pyme, conforme a la definición de la Unión Europea.
  • Tener personalidad jurídica propia, independiente de la de socios o partícipes.
  • Que la empresa haya sido constituida, como máximo, durante los 24 meses anteriores a la solicitud.
  • Tener la actividad principal y el domicilio social en el territorio nacional.
  • Que el modelo de negocio sea innovador, novedoso o con claras ventajas competitivas.
  • La mayoría del capital tiene que estar en manos de personas físicas de edad no superior a 40 años.
  • Los socios tendrán que aportar, vía capital o a través de fondos propios, al menos un 50 % del préstamo.
  • Se deberá demostrar una viabilidad técnica y económica del proyecto empresarial.
  • Se deben tener las cuentas del último ejercicio cerrado depositadas en el Registro Mercantil o en otro registro público que proceda.

En el caso de que seas una mujer emprendedora, te interesará conocer el Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM) que cuenta tanto con un servicio de asesoramiento y acompañamiento especializado, como con un programa de ayudas y subvenciones para mujeres emprendedoras. Además, puedes contar con la tarifa plana para autónomos, que consiste en la reducción del pago de la cuota mensual a la Seguridad Social, y para las mujeres menores de 30 años, tendrá otra bonificación del 30% sobre la cuota de contingencias comunes. Por otra parte, el Ministerio de Igualdad otorga microcréditos a todas las mujeres dispuestas a emprender y que presenten dificultades de acceso a la financiación o que no posean aval, siempre que sus proyectos sean calificados como viables. Por último, el Instituto de la Mujer ofrece numerosas ayudas a las mujeres emprendedoras como por ejemplo, asesoramiento técnico y financiero.

En cuanto al sector privado, una buena opción para la financiación de los jóvenes emprendedores es la figura del los llamados “business angels”, un inversor que además de ofrecer financiación apoya a los emprendedores compartiendo con ellos sus contactos, su experiencia y sus conocimientos, ayudando al desarrollo de las empresas en las que invierten. Suelen apostar por los negocios emergentes y startups, y en general con los que se desarrollan en Internet. Aunque en España es un elemento relativamente nuevo, ha evolucionado mucho en los últimos años, entre enero y octubre, invirtieron 1.217 millones de euros, un 44% más que en todo el ejercicio del 2017. Estos inversores suelen pedir a cambio una participación en el accionariado de la nueva empresa, lo cual es un una cuestión a tener en cuenta. Otra alternativa son las incubadoras de empresas, espacios de acompañamiento que pueden guiar a los jóvenes emprendedores a evaluar una idea de negocio, realizar un plan de viabilidad, a buscar financiación, y a dar de alta la empresa, consiguiendo así minimizar el riesgo empresarial y aumentar las posibilidades de éxito.

Como puedes observar, si eres joven y tienes un proyecto empresarial, existen distintas alternativas para tu asesoramiento y subvención, pero una vez que logres llevarlo a cabo no debes de olvidar que todos los negocios deberán afrontar una serie de riesgos comunes. Para proteger tu negocio ante eventuales imprevistos que pueden repercutir de forma negativa en el mismo, será necesario que cuentes con un Seguro de empresa, así como con los servicios de una Correduría de Seguros experta, que busca en todo el mercado asegurador la compañía que mejor pueda satisfacer tus necesidades particulares.

 

Fuentes: boe.es, msssi.gob.es, enisa.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,