RSS

LA RETIRADA DE PRODUCTOS: UN RIESGO PARA LAS EMPRESAS

LA RETIRADA DE PRODUCTOS: UN RIESGO PARA LAS EMPRESASUn reciente informe publicado por Allianz Global Corporate and Speciality (AGCS) ha generado gran preocupación entre los empresarios: la retirada de productos defectuosos se perfila como un desafío cada vez mayor para sus empresas. Según los datos que aporta la aseguradora, los incidentes asociados a este problema han causado gastos superiores a los 2.000 millones de dólares en los últimos 5 años, convirtiéndose así en una de las más importantes causas de pérdidas económicas. Estamos hablando de niveles récord, por volumen y coste, de retiradas, que se podrían achacar a factores como una normativa más estricta y sanciones más duras, una mayor concienciación del consumidor, el impacto de las tensiones económicas sobre investigación y desarrollo y la producción o un incorrecto uso de las redes sociales.

El informe, titulado “Retirada de producto: cómo gestionar el impacto del nuevo panorama de riesgos”, destaca que los sectores más afectados son el de la automoción, el de productos alimentarios y bebidas y el de productos relacionados con la informática y la electrónica, por este orden. Los productos o trabajos defectuosos suponen la causa principal de reclamaciones, seguida por la contaminación de los artículos. En el sector de la automoción, el más afectado, las retiradas equivalen a más del 70% del valor de todas las indemnizaciones analizadas, su mayor problema ha sido causado por la instalación de airbags defectuosos. ¿Qué se puede esperar de la mayor automatización de los vehículos? ¿Será mayor el riesgo de la circulación de vehículos autónomos? En el de la alimentación y bebidas, el segundo más afectado con el 16% de las indemnizaciones analizadas, los alérgenos no declarados, incluidos los casos de mal etiquetado y los patógenos constituyen uno de los mayores problemas. Los celíacos es el colectivo más organizado y concienciado con los alimentos. Como posible solución a ello, el informe advierte que son necesarios avances tecnológicos en los ensayos de producto, que faciliten a supervisores y fabricantes la trazabilidad de los productos contaminados, algo que podrá salvar vidas, pero también acabar con un número mayor de demandas. En España es muy poco frecuente la contratación de seguros que incluyan la retirada de productos, aunque el sector ofrece soluciones variadas.

El análisis también advierte de la creciente amenaza que traen consigo las nuevas tecnologías. Los hackers ya han causado la retirada de más de un producto tras aprovecharse de sus vulnerabilidades en ciberseguridad, coches y cámaras IP han sido sus principales víctimas. No estamos ante un riesgo menor, ya que existe la posibilidad de que, mediante el control de la maquinaria de fábricas con producción automatizada puedan lograr cambiar o contaminar un producto.

Otro caso es el de las redes sociales, aunque en un primer momento puedan parecer una vía rápida y efectiva para comunicarse con los clientes, mal gestionadas, pueden agravar el riesgo de retirada de producto. Un post o un tuit erróneo o equivocado, aun bienintencionado, puede causar un perjuicio en la reputación y afectar directamente al volumen de una retirada, lo que obliga a las empresas a reaccionar con mayor celeridad.

Las retiradas de productos por motivos éticos y de reputación, más que por cuestiones de seguridad también se reflejan en este informe: el uso de productos que atentan contra la sostenibilidad del planeta, casos de maltrato animal, malas condiciones laborales o alimentos veganos mal etiquetados ya han originado incidentes de retirada de multitud de artículos.

Una mayor complejidad de la ingeniería, unos menores tiempos de ensayo, la externalización de I+D y mayores presiones de costes son motivos que no hacen presagiar que esta tendencia vaya a variar, si no es para agravarse. Desde Allianz han señalado que, como prevención, las empresas deberán trazar una elaborada estrategia para este tipo de crisis, contar con la ayuda de consultores especializados y un buen seguro responsabilidad civil , diseñado por una Correduría de Seguros, que responda de su actuación, de la de su equipo humano o de sus productos y servicios.

Fuentes: allianz.com y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,

ACCESIBILIDAD EN EL PUESTO DE TRABAJO

ACCESIBILIDAD EN EL PUESTO DE TRABAJOEl empleo es la principal vía de inclusión social que existe en nuestra sociedad, pero para muchas personas con diversidad funcional la incorporación a un puesto de trabajo se suele convertir en un reto lleno de obstáculos y barreras. Es obligación del empresario, y por tanto, correlativo derecho del trabajador, la adaptación de dicho puesto a las circunstancias personales del trabajador. Así lo determina como derecho básico el artículo 4.2.d) del Estatuto de los Trabajadores: “Derecho a su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene en el trabajo” y el artículo 15.d) de la Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, donde se establece como principio de la acción preventiva, la adaptación del puesto de trabajo a la persona. Es necesario que el puesto de trabajo de una persona con discapacidad siga con gran rigor las normas de la ergonomía, que es la disciplina que se encarga del diseño de lugares de trabajo, herramientas y tareas, de modo que coincidan con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades de los trabajadores. Además de ello, también es necesario que las instalaciones cumplan las siguientes requisitos:

  • Debe existir una zona de aparcamiento cercana al puesto de trabajo, con lugares señalados y reservados para personas discapacitadas. Su uso está ligado a la posesión de una tarjeta y su regulación depende de cada ayuntamiento.
  • Al menos una de las entradas principales al edificio debe ser accesible, poseer rampa y estar señalizada indicando la posibilidad de ser utilizada por personas en silla de ruedas.
  • Se deben instalar rampas o plataformas elevadoras para librar alturas como escaleras. Éstas deben poseer siempre un pasamanos que no esté situado a mas de 90 cm de altura.
  • Las puertas deben tener al menos 80 cm de ancho, se debe requerir poca fuerza para abrirlas y deben poseer un tirador manejable. Hay que evitar las puertas giratorias
  • La iluminación debe ser adecuada y suficiente. Es conveniente evitar reflejos y deslumbramientos mediante el uso de filtros y cortinas. En el caso de las personas con discapacidad visual es necesario que cada persona pueda adecuar las necesidades de iluminación a sus necesidades personales.
  • Hay que asegurar que el trabajador alcance y maneje con facilidad todos los elementos de su puesto. Para ello es importante una distribución adecuada de los materiales, mobiliario y equipos.
  • Puntos como aseos, ascensores, suelos, pasillos y señalización deben ser revisados y, si fuera necesario, adaptados.

Con el propósito de facilitar a la persona discapacitada un acceso óptimo al entorno laboral y específicamente al puesto de trabajo, la transformación arquitectónica cobra una importancia muy relevante. La supresión de barreras arquitectónicas es la forma más obvia para facilitar la accesibilidad del trabajador a todas las áreas del lugar de trabajo, pero implica la realización de obras y reformas por parte de la empresa. Para incentivar dichas adaptaciones, se establecen diferentes ayudas públicas y subvenciones expuestas en el Real Decreto 1451/1983 por el que se regula el empleo selectivo y las medidas de fomento del empleo de trabajadores con discapacidad. Se trata de cuantías de unos 900 euros por contrato, y podrán ser solicitadas por el trabajador en caso de que la empresa no lo haga. Realizar reformas para mejorar la accesibilidad y satisfacción de todos sus empleados es una decisión acertada que todo empresario debería tomar, para evitar la responsabilidad civil patronal como consecuencia de las reclamaciones por daños personales causados por acción u omisión a los empleados en un accidente laboral. También contar con un Seguro Todo Riesgo Rehabilitación, producto especialmente diseñado para cubrir los riesgos derivados de ese tipo trabajos.

Fuentes: imserso.es, ergonomos.es y elaboración propia.

 

ESTRELLAS DIGA: CERTIFICADO DE ACCESIBILIDAD PARA EMPRESAS Y NEGOCIOS

ESTRELLAS DIGA: CERTIFICADO DE ACCESIBILIDAD PARA EMPRESAS Y NEGOCIOSEs una buena noticia que los supermercados y mercados españoles tiendan a adaptar sus instalaciones y productos a las personas con movilidad reducida, para facilitar su desplazamiento y comodidad a la hora de realizar algo tan común a todos los ciudadanos como es la compra. Un claro ejemplo es Hipercor, que ha decidido firmar un acuerdo de colaboración con la Fundación Shangri-La en favor de un compromiso total con la accesibilidad en todos sus centros en territorio español. La cadena de hipermercados busca certificar sus instalaciones con el Sistema DIGA (Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad) que concede esta organización y para ello se compromete a mejorar sus instalaciones con respecto a los accesos, la movilidad interior, la localización de los productos, la lectura de los carteles y otras acciones que afectan a todos sus clientes. Las tiendas también deberán estarán provistas, de forma progresiva, de ayudas técnicas para personas con algún tipo de discapacidad física, cognitiva o sensorial y además, sus trabajadores recibirán formación específica por expertos de dicha fundación. De esta forma Hipercor se une a Supercor, que en 2015 se convirtió en la primera cadena en todo el país que adquirió este compromiso con la accesibilidad en todos sus establecimientos.

La Fundación Shangri–La es una organización privada y sin ánimo de lucro, de ámbito nacional, aunque extiende sus actividades a nivel internacional, que nace con el fin de desarrollar proyectos de marcado carácter social que promuevan la mejora de nuestra sociedad. Sus objetivos principales son potenciar el conocimiento, la integración, la responsabilidad social y la igualdad de oportunidades para así conseguir la mejora de las condiciones de vida de las personas en general y, en particular, de las personas con discapacidad, mayores o en riesgo de exclusión social. Una de las mayores apuestas de esta fundación es la promoción de la accesibilidad, y es por ello que crea el Sistema DIGA (Distintivo Indicador del Grado de Accesibilidad) con el cual se valora el grado de accesibilidad de un establecimiento o servicio y certifica su nivel de excelencia. Su objetivo es que los entornos, productos o servicios sean comprensibles y utilizables de forma autónoma y segura por todas las personas, sea cual sea su condición. La manera de reconocer y acreditar la accesibilidad de un negocio, empresa o establecimiento se realiza con cinco niveles de excelencia, otorgándole el mismo número de Estrellas DIGA. Los parámetros a evaluar para conseguir esta credencial son los siguientes:

  • Accesos: Contempla todos los elementos que conforman el acceso al lugar evaluado, incluyendo los itinerarios exteriores.
  • Movilidad interior: Se evalúan las barreras arquitectónicas a fin de determinar si éstas permiten a un usuario moverse en el espacio con autonomía y comodidad.
  • WC: Se valorará que el establecimiento cuente con aseos adaptados y accesibles.
  • Señalizaciones: Se evalúa si la señalización existente permite localizar e identificar las diferentes áreas del establecimiento.
  • Ascensor: En caso de que exista, se valora si es accesible.
  • Comunicación: Se valoran los recursos comunicacionales o disposición de ayudas técnicas que facilitan la comunicación.
  • Mobiliario: Se evalúa si el establecimiento cuenta con suficiente mobiliario, su ubicación y si este dispone de un diseño accesible.
  • Exteriores: Se valoran las zonas no dependientes del lugar para determinar si el acceso al mismo es accesible. El objetivo es que el usuario tenga conocimiento de las condiciones de accesibilidad de la vía pública.
  • Transporte: Se valora si el establecimiento posee paradas y marquesinas cercanas y si éstas son accesibles, así como el propio servicio de transporte público.

El Sistema DIGA establece una serie de parámetros cuyo cumplimiento exigirá, muy probablemente, reformas o rehabilitaciones en el espacio físico del negocio.
Para que un establecimiento obtenga este distintivo de accesibilidad y alcance el nivel de excelencia deseado, quizá estas obras sean imprescindibles, y sabemos que las reformas en un negocio son un tema delicado, debido a los problemas e imprevistos que pueden acarrear. Si estás pensando en certificar tu empresa con estrellas DIGA, que no te desanimen estos posibles inconvenientes, porque siempre puedes contar con un más que aconsejable
seguro de rehabilitación como el que ofrece la Correduría de Seguros José Silva, que está especialmente diseñado para hacer frente a los posibles riesgos de su ejecución.

 

Fuentes: fundacionshangri-la.org, europapress.es y elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , , , ,

ACCESIBILIDAD EN LAS SUPERFICIES COMERCIALES

 

ACCESIBILIDAD EN LAS SUPERFICIES COMERCIALES

Facilitar el desplazamiento de las personas con dificultades de movilidad es una decisión que puede incrementar las ventas de tu negocio. Es una tendencia lógica que en los últimos años las administraciones se preocupen cada vez más en ofrecer las mayores garantías de accesibilidad, pero así mismo, este hecho debe comenzar a considerarse prioritario en establecimientos comerciales, debido a la importancia que estos poseen en el día a día de cualquier ciudadano. Podemos observar como, poco a poco, las grandes superficies y cadenas de establecimientos toman una mayor conciencia de este hecho tratando de que sus centros cumplan el principio de accesibilidad universal. Para lograr generalizar este fin es primordial para cualquier negocio conocer el concepto de cadena de accesibilidad e implantar sus directivas, las cuales permitirán acceder, circular y hacer uso de los espacios de manera independiente a todas las personas sin importar su condición de movilidad o capacidades sensoriales. La ventaja se traduce en otorgar a todos opciones iguales de desplazamiento y uso en los servicios ofrecidos por los mercados, supermercados, grandes tiendas o comercio en general:

  • La accesibilidad de un local comienza por sus accesos, en el caso de ingreso peatonal, este debe de estar libre de peldaños, obstáculos y poseer un lugar seguro para el tránsito. Para aquellos clientes que ingresan en vehículo se deben reservar estacionamientos para personas con discapacidad contiguos a los accesos principales en la superficie o a los ascensores en caso de subterráneos.
  • Se debe disponer de un número carros de compra diseñados especialmente para ofrecer autonomía en el proceso de compra de personas en silla de ruedas, a quienes resulta imposible arrastrar o depositar mercancía en un carro común.
  • La ubicación y diseño de los exhibidores de productos deben considerar la aproximación de una silla de ruedas para permitir la elección y retiro de las compras. Las barras de protección para máquinas de frío, alturas de contenedores de fruta, dispositivos de pesaje, etc. son puntos a considerar de manera que no afecten la aproximación del usuario.
  • Aquellos locales que cuenten con vestidores, deben reservar al menos uno con las dimensiones necesarias para el uso por parte de personas con discapacidad (su superficie mínima debe ser de 180 x150 cm) La puerta debe abrir hacia afuera o ser de tipo corredera o cortina, de ancho mínimo 80 cm. Deben instalarse barras de apoyo en los muros y un banco. El espejo debe instalarse a partir de 30 cm de altura y los ganchos para colgar prendas o muletas a 120 cm del suelo.
  • Los lectores de precios, expendedores de números de atención o cualquier otro dispositivo que sea para el uso de los clientes deben considerar una altura de instalación no mayor a 120 cm desde el suelo de manera que puedan ser alcanzados y utilizados por personas de baja estatura o en silla de ruedas.
  • Los mostradores de atención deben disponer de un sector más bajo para permitir la aproximación de usuarios de silla de ruedas. Ni su altura o anchura debe superar los 80 cm.
  • Las cajas de pago de uso preferente son de gran ayuda para personas que no pueden estar largos periodos de pie. Deben estar señalizadas en la parte superior con los símbolos que identifiquen a los usuarios a las que se les otorga preferencia en la atención, como personas mayores, mujeres embarazadas y personas con discapacidad. El pasillo de circulación debe contar con un mínimo de 80 cm de ancho para el paso cómodo de una silla de ruedas o coches de niños y siempre deben permanecer libre de expositores.
  • Los servicios higiénicos deben ser accesibles y se recomienda un recinto único para ambos sexos con acceso independiente para permitir su uso a personas que necesitan asistencia en el baño, la que puede ser realizada por alguien del sexo opuesto. Debe ser un lugar siempre disponible y permanecer siempre abierto (sin llave). El baño accesible debe responder a medidas mínimas de diseño para un cómodo uso por parte de personas con discapacidad.

En la mayoría de comercios de España continúan existiendo barreras invisibles para las personas de movilidad reducida o incluso para las de avanzada edad: pasillos muy estrechos, escaleras, estantes demasiado altos, etc. Si eres propietario de un negocio y te has decidido a realizar obras para mejorar la atención de todos tus clientes, recuerda suscribir el Seguro Todo Riesgo Rehabilitación, producto especialmente diseñado para cubrir riesgos derivados de este tipo trabajos de adaptación.

Fuentes: once.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

DECÁLOGO DE CIBERSEGURIDAD PARA EMPLEADOS

DECÁLOGO DE CIBERSEGURIDAD PARA EMPLEADOS

Los datos continúan apuntando que es necesaria mucha más prevención en el campo de la ciberseguridad por parte de la empresa española. El Centro de Respuesta a Incidentes Cibernéticos(CERTSI) atendió la cifra récord de 105.000 ataques informáticos el pasado año y, según un informe de la Asociación Empresarial Innovadora de Ciberseguridad y Tecnologías Avanzadas (AEI), desde 2012 tan solo se ha producido un incremento de un 26% en infraestructura y sistemas para la ciberseguridad de la empresa, una cifra manifiestamente insuficiente. Pero más allá de la inversión, todos los expertos coinciden en señalar que la falta de una formación en el campo de la seguridad informática y la ignorancia de las medidas básicas de prevención por parte de los empleados está detrás de un alto tanto por ciento de los incidentes que sufren las empresas. El empresario debe ser consciente de que los trabajadores son un eslabón fundamental en la cadena de protección y que la falta de conciencia o el desconocimiento los convierte en una continua fuente de riesgos.

¿Qué se puede hacer cuando una de las principales amenazas para la ciberseguridad de una empresa es su propia plantilla.? La respuesta es simple: concienciación y formación. Los empleados deben conocer y llevar a cabo una serie de medidas establecidas para el uso responsable de los equipos de trabajo, ya sean ordenadores o dispositivos móviles con acceso a datos de la organización:

1- Uso de dispositivos externos en los equipos de la empresa:

Los dispositivos de memoria externa (USB) deben ser previamente analizados o formateados antes de ser utilizados en los equipos informáticos de la empresa. Para prevenir la entrada de malware, la alternativa de compartir documentos en la Nube es mucho más segura que el uso de USB u otros dispositivos de almacenamiento.

2- Uso de Redes Sociales en los equipos de la empresa:

La lectura de los mensajes o la descarga de archivos desde cuentas en Facebook, Twitter, Instagram, etc, en los equipos de trabajo, puede poner en riesgo la ciberseguridad de la empresa. La publicación de imágenes del entorno laboral o información relativa al trabajo, puede ofrecer valiosas pistas a los delincuentes.

3- Mal uso de dispositivos móviles corporativos:

Conectarse a través de redes Wifi públicas o el uso de servicios de mensajería instantánea puede provocar el ‘hackeo’ del dispositivo y poner en peligro la información de la empresa y clientes que esté contenga.

4- Bloqueo de equipos:

Siempre se deben tener activados los sistemas de bloqueo automático de los equipos de la empresa, además de estar protegidos por contraseñas robustas. Cada vez que se abandone el puesto de trabajo es necesario cerrar sesión en todos y cada uno de los programas que se estuvieran utilizando.

5- Correos personales o corporativos:

El correo electrónico es la principal puerta de entrada para las amenazas a la ciberseguridad de la empresa. Es desaconsejable acceder al correo personal en el ordenador de trabajo, pero tanto si se hace como si se accede al corporativo, cualquier descarga de archivos debe ir a acompañada del correspondiente análisis de seguridad de un antivirus.

6- Subir archivos a la Nube:

Cualquier información sensible o que contenga datos de la empresa o de los clientes que sea subida a la nube debe ser cifrada, sin diferenciar si los servicios utilizados son gratuitos o corporativos.

7- Mala gestión de permisos:

Las cuentas de usuarios privilegiados no deben ser compartidas ni se deben usar en ellas nombres de usuario y contraseñas por defecto. Este tipo de cuentas son claro objetivo de los hackers, ya que con ellas obtienen acceso a las aplicaciones e información más importante de la empresa.

8- Copias de seguridad del trabajo:

El trabajo diario y los datos de los clientes, así como la información que se almacena en los dispositivos móviles debe ser salvado a diario en zona segura y cifrada para evitar la pérdida total de la información en caso de incidente informático.

9- Envío de correos masivos:

En comunicaciones para varios destinatarios hay que evitar el envío de correos en los que figuren las direcciones de una lista abierta de usuarios o clientes, lo que comprometería la privacidad de sus datos. Lo ideal es adjuntar los diferentes correos electrónicos con copia oculta.

10- Incidentes o problemas con los equipos:

Los avisos de seguridad o los incidentes en los dispositivos de la empresa deben ser siempre comunicados a los responsables informáticos, ya que éstos podrían ser síntoma de una posible infección por malware. A partir de la entrada en vigor del nuevo RGEPD en el mes de mayo de 2018 es obligatoria ésta información.

Formar y concienciar a los empleados de una empresa es dar un gran paso en el camino hacia la seguridad, pero hay que recordar que existen diversas amenazas externas que son imposibles de poder controlar. Es por ello que para que una empresa pueda enfrentar todos los riesgos y gastos derivados de la ciberdelincuencia un buen seguro de ciberriesgo es una medida imprescindible que puede implementarse por un costo razonable, a partir de 450 euros anuales.

 

Fuentes: incibe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

¿CÓMO DEBE ACTUAR UNA EMPRESA ANTE UN CIBERATAQUE?

como debe actuar una empresa ante un ciberataque

No es coincidencia que el Foro Económico Mundial incluya desde 2014 los ciberataques como uno de los cinco riesgos globales más importantes, ni que según un informe elaborado por McAfee se estime que el crimen informático tiene un impacto global en la economía de entre 350.000 millones y 1.000 millones de euros al año, cerca del 1% del PIB mundial. Lo subrayan todos los expertos: evitar los ciberataques es muy complicado, casi imposible. Es una realidad, vivimos en un entorno rodeado de este tipo de amenazas, cada vez más desarrolladas y avanzadas, donde las empresas y autónomos deben trabajar en perfeccionar el procedimiento a seguir para, una vez sufrido el ataque, recuperar pronto el control, desinfectar los equipos, evaluar los daños producidos y tomar las medidas pertinentes. La forma en la que una empresa actúa ante una situación de este tipo es clave. Una rápida reacción, eficiente, marca la diferencia y, sin duda, reduce los efectos negativos a largo plazo. Las Pymes y Autónomos son más vulnerables porque en su estructura , generalmente, carecen de medios, salvo que suscriban un seguro de ciberriesgo. He aquí las principales pautas a seguir para sobrevivir a un ciberataque con éxito:

1. Poner en marcha un plan de respuesta.

Una vez descubierto que se ha producido un ataque el primer paso siempre debe ser poner en marcha un plan de respuesta, que debe estar fijado con anterioridad. Si una empresa no lo posee, es conveniente trabajar en su concreción cuanto antes para que la respuesta ante un posible ataque sea mucho más ágil. Este plan debe definir los siguientes aspectos:

  • Qué personas de la compañía deben actuar y cómo.
  • Qué otros perfiles (proveedores, socios) pueden estar involucrados.
  • La manera en la que hay que actuar en cada departamento.
  • Qué tecnologías se precisan para responder al ataque.
  • La forma de determinar el alcance del mismo, es decir, qué información de la empresa ha sido comprometida o robada.
  • Como contener el ataque si aún se está produciendo para que no afecte a más sistemas o dispositivos y limpiar los sistemas que ya han sido infectados.
  • Análisis de las medidas de seguridad que había establecidas y causas por las que no contrarrestaron el ataque
  • Recuperación completa de los datos y de los sistemas y, monitorización de éstos de forma insistente en los momentos y días posteriores al incidente para garantizar que no se reinfecten.

2. Coordinar al equipo de trabajo que hará frente al ciberataque.

Ante el ataque no solo deben actuar rápidamente los perfiles relacionados con la seguridad de la tecnología y la información. El equipo de relaciones públicas y comunicación de la organización, los responsables de recursos humanos, del área del negocio y los directivos de operaciones y del departamento legal deben dar una respuesta eficiente y coordinada de cara tanto a sus propios empleados como a los clientes y proveedores.

3. Contactar con terceras partes.

El equipo responsable de dar respuesta al ciberataque debe contactar con sus proveedores habituales de TI (tecnología de la información) y seguridad, así como con los responsables legales de la empresa y con expertos externos para informarles del ataque, cuándo comenzó y finalizó, los datos que pueden estar comprometidos o haber sido robados y evaluar las posibles implicaciones respecto a proveedores, clientes, etc.

4. Transparencia y comunicación.

La comunicación con los empleados, clientes y socios debe ser constante tras un ciberataque. Éstos deben conocer el alcance del incidente y si tienen que tomar alguna medida, como cambiar claves para acceder al servicio. Es conveniente comunicar estos asuntos a través de los canales corporativos que sean pertinentes (correo electrónico, vía telefónica, etc.) Incluso es preciso abordar una estrategia en redes sociales para informar y dar una respuesta también a través de este medio, mostrando así transparencia para generar confianza.

5. Aprender la lección

Es primordial extraer de esta mala experiencia enseñanzas y buenas prácticas, para así evitar una situación similar en el futuro o mejorar la capacidad reacción si se vuelve a producir. Que nuestra empresa cuente con un seguro de ciberriesgo, ayudará a enfrentar todos los imprevistos y gastos derivados de la ciberdelincuencia, así como para que desarrolle su actividad con seguridad y sin miedo a amenazas informáticas.

 

Fuentes: pandasecurity.com y elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , , ,

CIBERSEGURIDAD PARA PYMES Y AUTÓNOMOS

ciberseguridad pymes y autónomos

Si nos preguntasen en qué creemos que las grandes multinacionales emplean sus enormes capitales responderíamos que en investigación, tecnología, marketing o publicidad, pero desconocemos que una de sus principales inversiones va destinada a otro concepto: la ciberseguridad. Actualmente la mayoría de las empresas son conscientes de los riesgos que asumen al manejar su información a través de ordenadores, móviles o tabletas. Sin embargo, la percepción del ciberriesgo en pymes y autónomos es reducida y son pocas las que tienen entre su lista de prioridades proteger sus sistemas.

Según datos del Ministerio de Economía las pymes ocupan a diez millones de trabajadores en España y suponen más del 60% del PIB nacional, por lo cual no es de extrañar que el 70% de los ataques informáticos que se produjeron el año pasado (que rondan los 115.000, según estimaciones del Instituto Nacional de Ciberseguridad) estuvieran dirigidos a pymes. La reticencia de las compañías con menos de 250 empleados a invertir en ciberseguridad no se justifica con datos. Las pymes piensan que no son objetivos de los hackers, pero la realidad es que normalmente estos no son personas atacando ordenadores, sino máquinas atacando a máquinas; es totalmente indiscriminado. Otro dato preocupante es el proporcionado por la consultora Sistel, que estima que solo una de cada diez pequeñas empresas hace regularmente copias de seguridad.

Vivimos en un mundo en el que uno de los principales activos en cualquier empresa es la información y esta se gestiona a través de diferentes dispositivos conectados a Internet. La ciberseguridad se ha convertido en uno de los mayores retos que afrontan las empresas, sea cual sea su tamaño. Una mala gestión de la seguridad puede tener tanto impacto económico como afectar a la reputación y la confianza de socios y clientes.

Una de las opciones más acertadas que barajan muchas compañías es la de un seguro de ciberriesgo, que ayude a la empresa a enfrentar todos los riesgos y gastos derivados de la ciberdelincuencia. En tu correduría de seguros de confianza podrán siempre asesorarte para tomar las mejores decisiones y medios para que tu empresa desarrolle su actividad con seguridad y sin miedo a amenazas informáticas.

Fuentes: INCIBE, El Pais y elaboración propia.