RSS

Archivo de la etiqueta: contaminación

RESPONSABILIDAD POR DAÑO MEDIOAMBIENTAL

RESPONSABILIDAD POR DAÑO MEDIOAMBIENTALEl siglo XXI cuenta ya con 16 de los 17 años más calurosos desde que existe el registro de temperaturas; la concentración de los tres principales gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano y oxido nitroso) alcanzó nuevos máximos en 2017; el nivel de los océanos sigue subiendo y el volumen de sequías, incendios forestales, inundaciones y huracanes debidos a las alteraciones del clima se ha duplicado. Es por ello que además de aplicar las políticas y acciones colectivas destinadas a sensibilizar a la población mundial en materia de sostenibilidad y medio ambiente, las empresas y su impacto en la naturaleza deben convertirse en una pieza clave e indispensable a la hora de actuar contra el temido cambio climático. Con el fin de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales que ciudadanos o empresas puedan causar en el entorno, en España se aprobó en el año 2007 la Ley de Responsabilidad Medioambiental. En ella se establecen las medidas necesarias para prevenir los daños medioambientales, la obligación de devolver los recursos naturales al estado en el que se encontraban previamente en caso de ser dañados, así como las cuantías de sanciones, multas e indemnizaciones.

Pero la Responsabilidad Medioambiental, además de ser un deber legal para las empresas, puede convertirse en una estrategia de gestión que mejore su eficiencia e incluso sus beneficios, si se preocupan en aplicar las siguientes medidas básicas:

  • Es crucial la presencia y el compromiso de la dirección para incorporar medidas que eviten o mengüen el impacto de la actividad en el medio ambiente.
  • Realizar un diagnóstico medioambiental para conocer e interpretar el impacto de la empresa en el medio ambiente. Es decisivo.
  • Fijar un plan de gestión ambiental donde se definan los objetivos que quiere alcanzar la empresa en materia medioambiental.
  • Realizar un programa de acción que englobe las actuaciones que la empresa llevará a cabo para garantizar la protección del medio ambiente.
  • Crear documentos con la evaluación y rendición de cuentas donde se debe medir y valorar si las acciones llevadas a cabo están teniendo o han tenido algún tipo de repercusión.
  • El uso de canales de comunicación debe estar dirigido a comunicar los objetivos, actuaciones y logros corporativos, como a recibir las peticiones y reclamaciones de los posibles colectivos afectados.

Desgraciadamente, aunque se sigan correctamente todas las políticas de prevención medioambiental, siempre cabe la posibilidad de que ocurra un accidente. En este caso además de enfrentarse a la citada Responsabilidad Medioambiental, cuyo principio es “quien contamina, paga” y tener el deber de restituir el hábitat dañado a su estado inicial, la empresa podría concurrir en un caso de Responsabilidad Civil y estar obligada a indemnizar económicamente a los posibles damnificados de una emergencia medioambiental.

Como existe la posibilidad de que una empresa que tenga una emergencia medioambiental pueda ser requerida a responder vía Responsabilidad Civil o Medioambiental, es conveniente que disponga tanto de un Seguro de Responsabilidad Civil como de un Seguro de Responsabilidad Medioambiental que incluya coberturas tales como: costes de subsanación propios, costes de subsanación impuestos, responsabilidad legal, responsabilidad derivada del transporte, interrupción de la actividad de negocio (lucro cesante) a consecuencia de una situación de contaminación, costes de prevención. La responsabilidad por contaminación accidental que suelen incorporar algunos seguros multirriesgo de empresa y negocios no ampara las coberturas medioambientales.

Si estás interesado en un seguro de este tipo o deseas tener más información no dudes en contactarnos en la Correduría de Seguros JOSÉ SILVA.

Fuentes: mapama.gob.es, boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

La modificación de la Ley de Responsabilidad Medioambiental aclara la exigencia de la garantía financiera

responsabilidad medioambientalHace unos días el BOE publicó una modificación de la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental, enfocada a reforzar su vertiente preventiva, simplificar y mejorar la aplicación del marco normativo, y racionalizar la exigencia de garantía financiera sólo a aquellas actividades que tienen mayor incidencia ambiental.

La Ley 26/2007 estableció un régimen administrativo para la prevención, evitación y reparación de los daños medioambientales,  previendo que los operadores que puedan ocasionar este tipo de daños adopten las medidas necesarias para prevenirlos o, en el caso de que ya se hayan producido, devolver los recursos naturales dañados al estado en el que se encontraban. Esta modificación pretende adaptar la garantía financiera exigida por aquella Ley a los índices de peligrosidad y accidentalidad de cada empresa.

Una de las principales modificaciones intenta reforzar los aspectos preventivos de la Ley, impulsando el uso de los análisis de riesgos medioambientales entre operadores de actividades susceptibles de ocasionar daños medioambientales, que será fomentado por las autoridades competentes. Prevenir es ahorrar.

Por otro lado, mediante esta modificación serán los operadores obligados a constituir una garantía financiera quienes determinen la cuantía de la misma, a partir de la realización del análisis de riesgos medioambientales de su actividad, lo que simplificará y agilizará el procedimiento de constitución de la garantía. También se incluyen modificaciones en los criterios de exención a la constitución de garantía financiera, que serán el escaso potencial de generar daños medioambientales y el bajo nivel de accidentalidad de las actividades.

Además, se amplían los sujetos garantizados por la garantía financiera, alcanzando a los titulares de las instalaciones en las que se realice la actividad que pueda ocasionar los daños medioambientales.

Por último, se adaptan las disposiciones relativas al Fondo de Compensación de daños medioambientales, que actualmente consiste en un sistema de liquidación de entidades aseguradoras en situación de insolvencia, que es gestionado por el Consorcio de Compensación de Seguros. Se suprime el fondo por insolvencia, y se mantiene el que se destina a prolongar la cobertura del seguro para los daños ocurridos durante la vigencia de la póliza pero con  manifestación diferida. Los ciudadanos somos más sensibles al cuidado del medioambiente y las empresas tienen que tomar conciencia de que el que causa un daño paga por ello, atrás quedan los tiempos en que se podía ocultar información, hoy las redes sociales propagan las noticias como la pólvora seca, por tanto es necesario prevenir el riesgo medioambiental y asegurar sus posibles consecuencias, la ley matiza pero al mismo tiempo obliga.

El hombre, la Revolución Industrial y la tecnología causan daño al medioambiente por el uso de esteres, alcoholes, insecticidas, petróleo, detergentes, alimentos transgénicos, aldehídos, tabaco. Aunque el ser humano aparece muy tarde en el planeta Tierra ha sido capaz de modificar el medioambiente, por eso nos enfrentamos a peligros que afectan al ajuste ecológico. Ya en el siglo XIII se prohibió en Inglaterra la combustión de carbón para evitar la contaminación del aire. La urbanización del mundo, la industrialización y el rápido avance tecnológico es la causa de los grandes cambios en el medio ambiente lo que rápidamente nos está conduciendo a la contaminación química y radiactiva de los océanos, lagos, ríos, aire, alimentos y suelos.

La contaminación es un problema serio y la industria aseguradora trata de dar soluciones para organizar y planificar como se puede recuperar el equilibrio.

 

Etiquetas: , ,