RSS

Archivo de la etiqueta: empresas

RESPONSABILIDAD POR DAÑO MEDIOAMBIENTAL

RESPONSABILIDAD POR DAÑO MEDIOAMBIENTALEl siglo XXI cuenta ya con 16 de los 17 años más calurosos desde que existe el registro de temperaturas; la concentración de los tres principales gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano y oxido nitroso) alcanzó nuevos máximos en 2017; el nivel de los océanos sigue subiendo y el volumen de sequías, incendios forestales, inundaciones y huracanes debidos a las alteraciones del clima se ha duplicado. Es por ello que además de aplicar las políticas y acciones colectivas destinadas a sensibilizar a la población mundial en materia de sostenibilidad y medio ambiente, las empresas y su impacto en la naturaleza deben convertirse en una pieza clave e indispensable a la hora de actuar contra el temido cambio climático. Con el fin de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales que ciudadanos o empresas puedan causar en el entorno, en España se aprobó en el año 2007 la Ley de Responsabilidad Medioambiental. En ella se establecen las medidas necesarias para prevenir los daños medioambientales, la obligación de devolver los recursos naturales al estado en el que se encontraban previamente en caso de ser dañados, así como las cuantías de sanciones, multas e indemnizaciones.

Pero la Responsabilidad Medioambiental, además de ser un deber legal para las empresas, puede convertirse en una estrategia de gestión que mejore su eficiencia e incluso sus beneficios, si se preocupan en aplicar las siguientes medidas básicas:

  • Es crucial la presencia y el compromiso de la dirección para incorporar medidas que eviten o mengüen el impacto de la actividad en el medio ambiente.
  • Realizar un diagnóstico medioambiental para conocer e interpretar el impacto de la empresa en el medio ambiente. Es decisivo.
  • Fijar un plan de gestión ambiental donde se definan los objetivos que quiere alcanzar la empresa en materia medioambiental.
  • Realizar un programa de acción que englobe las actuaciones que la empresa llevará a cabo para garantizar la protección del medio ambiente.
  • Crear documentos con la evaluación y rendición de cuentas donde se debe medir y valorar si las acciones llevadas a cabo están teniendo o han tenido algún tipo de repercusión.
  • El uso de canales de comunicación debe estar dirigido a comunicar los objetivos, actuaciones y logros corporativos, como a recibir las peticiones y reclamaciones de los posibles colectivos afectados.

Desgraciadamente, aunque se sigan correctamente todas las políticas de prevención medioambiental, siempre cabe la posibilidad de que ocurra un accidente. En este caso además de enfrentarse a la citada Responsabilidad Medioambiental, cuyo principio es “quien contamina, paga” y tener el deber de restituir el hábitat dañado a su estado inicial, la empresa podría concurrir en un caso de Responsabilidad Civil y estar obligada a indemnizar económicamente a los posibles damnificados de una emergencia medioambiental.

Como existe la posibilidad de que una empresa que tenga una emergencia medioambiental pueda ser requerida a responder vía Responsabilidad Civil o Medioambiental, es conveniente que disponga tanto de un Seguro de Responsabilidad Civil como de un Seguro de Responsabilidad Medioambiental que incluya coberturas tales como: costes de subsanación propios, costes de subsanación impuestos, responsabilidad legal, responsabilidad derivada del transporte, interrupción de la actividad de negocio (lucro cesante) a consecuencia de una situación de contaminación, costes de prevención. La responsabilidad por contaminación accidental que suelen incorporar algunos seguros multirriesgo de empresa y negocios no ampara las coberturas medioambientales.

Si estás interesado en un seguro de este tipo o deseas tener más información no dudes en contactarnos en la Correduría de Seguros JOSÉ SILVA.

Fuentes: mapama.gob.es, boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

DECÁLOGO DE CIBERSEGURIDAD PARA EMPLEADOS

DECÁLOGO DE CIBERSEGURIDAD PARA EMPLEADOS

Los datos continúan apuntando que es necesaria mucha más prevención en el campo de la ciberseguridad por parte de la empresa española. El Centro de Respuesta a Incidentes Cibernéticos(CERTSI) atendió la cifra récord de 105.000 ataques informáticos el pasado año y, según un informe de la Asociación Empresarial Innovadora de Ciberseguridad y Tecnologías Avanzadas (AEI), desde 2012 tan solo se ha producido un incremento de un 26% en infraestructura y sistemas para la ciberseguridad de la empresa, una cifra manifiestamente insuficiente. Pero más allá de la inversión, todos los expertos coinciden en señalar que la falta de una formación en el campo de la seguridad informática y la ignorancia de las medidas básicas de prevención por parte de los empleados está detrás de un alto tanto por ciento de los incidentes que sufren las empresas. El empresario debe ser consciente de que los trabajadores son un eslabón fundamental en la cadena de protección y que la falta de conciencia o el desconocimiento los convierte en una continua fuente de riesgos.

¿Qué se puede hacer cuando una de las principales amenazas para la ciberseguridad de una empresa es su propia plantilla.? La respuesta es simple: concienciación y formación. Los empleados deben conocer y llevar a cabo una serie de medidas establecidas para el uso responsable de los equipos de trabajo, ya sean ordenadores o dispositivos móviles con acceso a datos de la organización:

1- Uso de dispositivos externos en los equipos de la empresa:

Los dispositivos de memoria externa (USB) deben ser previamente analizados o formateados antes de ser utilizados en los equipos informáticos de la empresa. Para prevenir la entrada de malware, la alternativa de compartir documentos en la Nube es mucho más segura que el uso de USB u otros dispositivos de almacenamiento.

2- Uso de Redes Sociales en los equipos de la empresa:

La lectura de los mensajes o la descarga de archivos desde cuentas en Facebook, Twitter, Instagram, etc, en los equipos de trabajo, puede poner en riesgo la ciberseguridad de la empresa. La publicación de imágenes del entorno laboral o información relativa al trabajo, puede ofrecer valiosas pistas a los delincuentes.

3- Mal uso de dispositivos móviles corporativos:

Conectarse a través de redes Wifi públicas o el uso de servicios de mensajería instantánea puede provocar el ‘hackeo’ del dispositivo y poner en peligro la información de la empresa y clientes que esté contenga.

4- Bloqueo de equipos:

Siempre se deben tener activados los sistemas de bloqueo automático de los equipos de la empresa, además de estar protegidos por contraseñas robustas. Cada vez que se abandone el puesto de trabajo es necesario cerrar sesión en todos y cada uno de los programas que se estuvieran utilizando.

5- Correos personales o corporativos:

El correo electrónico es la principal puerta de entrada para las amenazas a la ciberseguridad de la empresa. Es desaconsejable acceder al correo personal en el ordenador de trabajo, pero tanto si se hace como si se accede al corporativo, cualquier descarga de archivos debe ir a acompañada del correspondiente análisis de seguridad de un antivirus.

6- Subir archivos a la Nube:

Cualquier información sensible o que contenga datos de la empresa o de los clientes que sea subida a la nube debe ser cifrada, sin diferenciar si los servicios utilizados son gratuitos o corporativos.

7- Mala gestión de permisos:

Las cuentas de usuarios privilegiados no deben ser compartidas ni se deben usar en ellas nombres de usuario y contraseñas por defecto. Este tipo de cuentas son claro objetivo de los hackers, ya que con ellas obtienen acceso a las aplicaciones e información más importante de la empresa.

8- Copias de seguridad del trabajo:

El trabajo diario y los datos de los clientes, así como la información que se almacena en los dispositivos móviles debe ser salvado a diario en zona segura y cifrada para evitar la pérdida total de la información en caso de incidente informático.

9- Envío de correos masivos:

En comunicaciones para varios destinatarios hay que evitar el envío de correos en los que figuren las direcciones de una lista abierta de usuarios o clientes, lo que comprometería la privacidad de sus datos. Lo ideal es adjuntar los diferentes correos electrónicos con copia oculta.

10- Incidentes o problemas con los equipos:

Los avisos de seguridad o los incidentes en los dispositivos de la empresa deben ser siempre comunicados a los responsables informáticos, ya que éstos podrían ser síntoma de una posible infección por malware. A partir de la entrada en vigor del nuevo RGEPD en el mes de mayo de 2018 es obligatoria ésta información.

Formar y concienciar a los empleados de una empresa es dar un gran paso en el camino hacia la seguridad, pero hay que recordar que existen diversas amenazas externas que son imposibles de poder controlar. Es por ello que para que una empresa pueda enfrentar todos los riesgos y gastos derivados de la ciberdelincuencia un buen seguro de ciberriesgo es una medida imprescindible que puede implementarse por un costo razonable, a partir de 450 euros anuales.

 

Fuentes: incibe.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , ,

¿CÓMO DEBE ACTUAR UNA EMPRESA ANTE UN CIBERATAQUE?

como debe actuar una empresa ante un ciberataque

No es coincidencia que el Foro Económico Mundial incluya desde 2014 los ciberataques como uno de los cinco riesgos globales más importantes, ni que según un informe elaborado por McAfee se estime que el crimen informático tiene un impacto global en la economía de entre 350.000 millones y 1.000 millones de euros al año, cerca del 1% del PIB mundial. Lo subrayan todos los expertos: evitar los ciberataques es muy complicado, casi imposible. Es una realidad, vivimos en un entorno rodeado de este tipo de amenazas, cada vez más desarrolladas y avanzadas, donde las empresas y autónomos deben trabajar en perfeccionar el procedimiento a seguir para, una vez sufrido el ataque, recuperar pronto el control, desinfectar los equipos, evaluar los daños producidos y tomar las medidas pertinentes. La forma en la que una empresa actúa ante una situación de este tipo es clave. Una rápida reacción, eficiente, marca la diferencia y, sin duda, reduce los efectos negativos a largo plazo. Las Pymes y Autónomos son más vulnerables porque en su estructura , generalmente, carecen de medios, salvo que suscriban un seguro de ciberriesgo. He aquí las principales pautas a seguir para sobrevivir a un ciberataque con éxito:

1. Poner en marcha un plan de respuesta.

Una vez descubierto que se ha producido un ataque el primer paso siempre debe ser poner en marcha un plan de respuesta, que debe estar fijado con anterioridad. Si una empresa no lo posee, es conveniente trabajar en su concreción cuanto antes para que la respuesta ante un posible ataque sea mucho más ágil. Este plan debe definir los siguientes aspectos:

  • Qué personas de la compañía deben actuar y cómo.
  • Qué otros perfiles (proveedores, socios) pueden estar involucrados.
  • La manera en la que hay que actuar en cada departamento.
  • Qué tecnologías se precisan para responder al ataque.
  • La forma de determinar el alcance del mismo, es decir, qué información de la empresa ha sido comprometida o robada.
  • Como contener el ataque si aún se está produciendo para que no afecte a más sistemas o dispositivos y limpiar los sistemas que ya han sido infectados.
  • Análisis de las medidas de seguridad que había establecidas y causas por las que no contrarrestaron el ataque
  • Recuperación completa de los datos y de los sistemas y, monitorización de éstos de forma insistente en los momentos y días posteriores al incidente para garantizar que no se reinfecten.

2. Coordinar al equipo de trabajo que hará frente al ciberataque.

Ante el ataque no solo deben actuar rápidamente los perfiles relacionados con la seguridad de la tecnología y la información. El equipo de relaciones públicas y comunicación de la organización, los responsables de recursos humanos, del área del negocio y los directivos de operaciones y del departamento legal deben dar una respuesta eficiente y coordinada de cara tanto a sus propios empleados como a los clientes y proveedores.

3. Contactar con terceras partes.

El equipo responsable de dar respuesta al ciberataque debe contactar con sus proveedores habituales de TI (tecnología de la información) y seguridad, así como con los responsables legales de la empresa y con expertos externos para informarles del ataque, cuándo comenzó y finalizó, los datos que pueden estar comprometidos o haber sido robados y evaluar las posibles implicaciones respecto a proveedores, clientes, etc.

4. Transparencia y comunicación.

La comunicación con los empleados, clientes y socios debe ser constante tras un ciberataque. Éstos deben conocer el alcance del incidente y si tienen que tomar alguna medida, como cambiar claves para acceder al servicio. Es conveniente comunicar estos asuntos a través de los canales corporativos que sean pertinentes (correo electrónico, vía telefónica, etc.) Incluso es preciso abordar una estrategia en redes sociales para informar y dar una respuesta también a través de este medio, mostrando así transparencia para generar confianza.

5. Aprender la lección

Es primordial extraer de esta mala experiencia enseñanzas y buenas prácticas, para así evitar una situación similar en el futuro o mejorar la capacidad reacción si se vuelve a producir. Que nuestra empresa cuente con un seguro de ciberriesgo, ayudará a enfrentar todos los imprevistos y gastos derivados de la ciberdelincuencia, así como para que desarrolle su actividad con seguridad y sin miedo a amenazas informáticas.

 

Fuentes: pandasecurity.com y elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , , ,