RSS

Archivo de la etiqueta: ERE

EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO Y JUBILACIÓN

 

EXPEDIENTES DE REGULACION DE EMPLEO Y JUBILACION

Conocido popularmente como ERE, un expediente de regulación de empleo es un procedimiento administrativo-laboral de carácter especial, por el cual una empresa obtiene un permiso de la autoridad laboral competente para suspender o extinguir las relaciones laborales de sus trabajadores, debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Para iniciar este proceso es necesario que previamente el empresario establezca un período de consultas con los representantes de los trabajadores (comités de empresa y delegados de personal) con el fin de conseguir un acuerdo, aunque si éste no llega a buen puerto el empresario puede decidir seguir adelante con el expediente, compensando a los trabajadores despedidos con 20 días de su salario por año trabajado, con un máximo de 12 meses. Las indemnizaciones pueden asegurarse mediante una póliza de seguro suscrita con compañía de seguros de reconocida solvencia y asesorado por una Correduría independiente que realizará un análisis del riesgo. Fórmula que da seguridad al trabajador y libera de incertidumbre a la empresa.

Los trabajadores afectados por un ERE tendrán derecho a percibir la prestación por desempleo (siempre que cumplan las condiciones exigidas) hasta un máximo de 2 años. Durante este periodo la base de cotización para la jubilación será la misma que se reflejaba en las nóminas de los últimos 180 días antes de cesar en la empresa, y tanto la asistencia sanitaria como las cotizaciones para la jubilación, viudedad, invalidez permanente, incapacidad temporal, etc., estarán aseguradas.

Una vez agotada la prestación por desempleo, los mayores de 55 años podrán acceder al subsidio por desempleo, pero pasarán a cotizar para la jubilación por la base mínima. Una opción durante este tiempo es subscribir un Convenio Especial con la Seguridad Social para mantener las bases de cotización, cuyo pago, en ciertas circunstancias, es a cargo de la empresa durante cierto tiempo. Además, es posible acceder a ayudas previas a la jubilación ordinaria para los trabajadores incluidos en procesos de reestructuración subvencionadas por el Estado. Se trata de una ayuda mensual (75% de la división entre 7 de las bases de cotizaciones de los últimos 6 meses anteriores al despido, con reglas especiales para determinados trabajadores) y la cotización a la Seguridad Social durante el periodo de percepción. Su duración máxima es de 4 años y se abona por la TGSS.

Los trabajadores incluidos en un ERE podrán tener la posibilidad de acceder a la pensión de jubilación, ya que a partir del año 2013 la Ley General de la Seguridad Social establece la modalidad de Jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo. Ésta regula el acceso a la jubilación anticipada en los supuestos de trabajadores que hayan sido cesados como consecuencia de una situación de reestructuración empresarial que impida la continuidad de la relación laboral. Los requisitos son tener más de 60 años y tener la condición de mutualista desde el 1 de enero de 1967 como mínimo. La cuantía de la pensión se verá reducida en un 8 por ciento por cada año o fracción de año que le falte al solicitante de la jubilación anticipada para cumplir la edad fijada reglamentariamente. Por lo tanto el porcentaje de reducción de la cuantía de la pensión, en función de los años de cotización acreditados, será el siguiente:

  • Entre treinta y treinta y cuatro años acreditados de cotización: 7,5 por ciento.
  • Entre treinta y cinco y treinta y siete años acreditados de cotización: 7 por ciento.
  • Entre treinta y ocho y treinta y nueve años acreditados de cotización: 6,5 por ciento.
  • Con cuarenta o más años acreditados de cotización: 6 por ciento.

Conviene subrayar que aquellos trabajadores que posean un plan de pensiones y se vean afectados por un expediente de regulación de empleo, podrán solicitar su rescate, que tendrá la consideración de rescate anticipado por la contingencia de jubilación. Es por ello que estar cubierto por esta fórmula de ahorro de confianza es una garantía de protección para cualquier trabajador.

 

Fuentes: seg-social.es, boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,