RSS

Archivo de la etiqueta: jubilación

EXPEDIENTES DE REGULACIÓN DE EMPLEO Y JUBILACIÓN

 

EXPEDIENTES DE REGULACION DE EMPLEO Y JUBILACION

Conocido popularmente como ERE, un expediente de regulación de empleo es un procedimiento administrativo-laboral de carácter especial, por el cual una empresa obtiene un permiso de la autoridad laboral competente para suspender o extinguir las relaciones laborales de sus trabajadores, debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Para iniciar este proceso es necesario que previamente el empresario establezca un período de consultas con los representantes de los trabajadores (comités de empresa y delegados de personal) con el fin de conseguir un acuerdo, aunque si éste no llega a buen puerto el empresario puede decidir seguir adelante con el expediente, compensando a los trabajadores despedidos con 20 días de su salario por año trabajado, con un máximo de 12 meses. Las indemnizaciones pueden asegurarse mediante una póliza de seguro suscrita con compañía de seguros de reconocida solvencia y asesorado por una Correduría independiente que realizará un análisis del riesgo. Fórmula que da seguridad al trabajador y libera de incertidumbre a la empresa.

Los trabajadores afectados por un ERE tendrán derecho a percibir la prestación por desempleo (siempre que cumplan las condiciones exigidas) hasta un máximo de 2 años. Durante este periodo la base de cotización para la jubilación será la misma que se reflejaba en las nóminas de los últimos 180 días antes de cesar en la empresa, y tanto la asistencia sanitaria como las cotizaciones para la jubilación, viudedad, invalidez permanente, incapacidad temporal, etc., estarán aseguradas.

Una vez agotada la prestación por desempleo, los mayores de 55 años podrán acceder al subsidio por desempleo, pero pasarán a cotizar para la jubilación por la base mínima. Una opción durante este tiempo es subscribir un Convenio Especial con la Seguridad Social para mantener las bases de cotización, cuyo pago, en ciertas circunstancias, es a cargo de la empresa durante cierto tiempo. Además, es posible acceder a ayudas previas a la jubilación ordinaria para los trabajadores incluidos en procesos de reestructuración subvencionadas por el Estado. Se trata de una ayuda mensual (75% de la división entre 7 de las bases de cotizaciones de los últimos 6 meses anteriores al despido, con reglas especiales para determinados trabajadores) y la cotización a la Seguridad Social durante el periodo de percepción. Su duración máxima es de 4 años y se abona por la TGSS.

Los trabajadores incluidos en un ERE podrán tener la posibilidad de acceder a la pensión de jubilación, ya que a partir del año 2013 la Ley General de la Seguridad Social establece la modalidad de Jubilación anticipada derivada del cese no voluntario en el trabajo. Ésta regula el acceso a la jubilación anticipada en los supuestos de trabajadores que hayan sido cesados como consecuencia de una situación de reestructuración empresarial que impida la continuidad de la relación laboral. Los requisitos son tener más de 60 años y tener la condición de mutualista desde el 1 de enero de 1967 como mínimo. La cuantía de la pensión se verá reducida en un 8 por ciento por cada año o fracción de año que le falte al solicitante de la jubilación anticipada para cumplir la edad fijada reglamentariamente. Por lo tanto el porcentaje de reducción de la cuantía de la pensión, en función de los años de cotización acreditados, será el siguiente:

  • Entre treinta y treinta y cuatro años acreditados de cotización: 7,5 por ciento.
  • Entre treinta y cinco y treinta y siete años acreditados de cotización: 7 por ciento.
  • Entre treinta y ocho y treinta y nueve años acreditados de cotización: 6,5 por ciento.
  • Con cuarenta o más años acreditados de cotización: 6 por ciento.

Conviene subrayar que aquellos trabajadores que posean un plan de pensiones y se vean afectados por un expediente de regulación de empleo, podrán solicitar su rescate, que tendrá la consideración de rescate anticipado por la contingencia de jubilación. Es por ello que estar cubierto por esta fórmula de ahorro de confianza es una garantía de protección para cualquier trabajador.

 

Fuentes: seg-social.es, boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,

LA JUBILACIÓN DEL AUTÓNOMO

Blog EmpresasNos encontramos ante un récord histórico en el mundo laboral de nuestro país, en los cinco primeros meses de este año se han inscrito 56.720 nuevos cotizantes en el Régimen de Trabajadores Autónomos. Quizás este dato haya sido influido por la entrada en vigor de la tarifa plana para todos los nuevos emprendedores, tal vez por la actual incertidumbre que habita en el mercado laboral español, o simplemente por el hecho de tomar las riendas en un proyecto laboral propio, donde uno mismo marca sus objetivos, las decisiones y los retos a alcanzar. De lo que no cabe duda es que ser autónomo es la manera más rápida y sencilla de dar de alta un negocio, ya que no es necesario un proceso previo de constitución, como pasaría en el caso de crear una empresa o sociedad, ni requiere de complicadas gestiones ni trámites legales.

Aunque el trabajador autónomo es consciente de que no cuenta con la seguridad de recibir una cantidad fija mensual, como ocurre en el caso de los asalariados, de que no podrá contar con una prestación por desempleo, ni podrá solicitar una baja, a excepción que sea una incapacidad temporal, su principal preocupación suele referirse a su futuro, más concretamente a su jubilación. De hecho y según los datos del Ministerio de Empleo, los trabajadores autónomos reciben una pensión de media 500 euros inferior a la de un trabajador por cuenta ajena. Ésto es debido a que que la mayoría de autónomos opta por cotizar a la seguridad social por la base mínima, acto que en un primer momento puede favorecer a su negocio, pero que a la larga repercutirá en una menor pensión disponible.

Cualquier autónomo debe conocer que, tras la Reforma del Sistema de Pensiones, sus condiciones de jubilación se calculan en base a las mismas normas genéricas que afectan a todos los trabajadores:

  • La edad de jubilación son los 65 años y un mes, cifra que aumentará paulatinamente hasta alcanzar 67 en el año 2027.
  • La jubilación anticipada voluntaria es establecida a partir de los 63 años y, como requisito, el trabajador debe contar con con al menos 35 años cotizados.
  • El período mínimo de cotización es de 15 años, de los cuales al menos 2 deberán estar comprendidos dentro de los últimos 15 años trabajados.
  • La cuantía de la pensión dependerá de la cantidad que se haya cotizado a la Seguridad Social y del número de años cotizados.

Conviene subrayar que una de las consecuencias más importantes para los autónomos de la reforma de las pensiones es que para conseguir la pensión máxima es indispensable haber cotizado ininterrumpidamente desde los 30 años, además de tener que incrementar a partir de los 42 años sus cuotas a la seguridad social, práctica que antes era habitual realizar a partir de los 48 años.

Sin duda, una de las medidas estrella aprobada en el Decreto-Ley de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral fue la creación de la figura del “pensionista activo“, es decir, la persona jubilada que cobra una parte de su pensión estatal pero que a la vez sigue realizando una actividad laboral. Según la ley establecida, es posible compatibilizar el desarrollo de una actividad por cuenta propia con el cobro del 50% de la jubilación. Además, la reforma incentiva a aquellos trabajadores que decidan posponer su jubilación más allá de los 67 años mediante un incremento de la pensión a cobrar posteriormente.

Ser autónomo no es una tarea sencilla, y mucho menos en España, donde la cuota de la seguridad social, el IVA, el IRPF son más altos que en otros países europeos. Si a ello le sumamos los datos de un informe publicado por la Federación de Trabajadores Autónomos que asegura que la prestación por jubilación media es un 45% inferior a la pensión de un trabajador por cuenta ajena, es normal que entre este colectivo reine la incertidumbre en lo relativo a su futuro. Disponer de un seguro de jubilación es una garantía y un respaldo para cualquier trabajador autónomo, que le aportará confianza y seguridad. Desde José Silva Correduría de Seguros nos ofrecen el Plan de previsión asegurado y plan de pensiones y el Seguro de inversión (medio y largo plazo) y seguro de jubilación, dos magníficos productos, indispensables para la tranquilidad de cualquier trabajador por cuenta propia.

 

Fuentes: boe.es, seg-social.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

Aumento en el interés y la implantación del seguro de jubilación en las empresas

plan de jubilación empresaUna de las conclusiones del IV Estudio sobre las Pensiones en España, es que se está comenzando a generar inquietud en las empresas españolas la planificación de la jubilación. De hecho el 46% de las mismas consideran el tema como prioritario, y el porcentaje ha crecido respecto a años anteriores.

El incremento de esta inquietud va ligado al incremento de los costes en materia de jubilación que se producirá en las empresas en los próximos años, debido al envejecimiento de la plantilla y las perspectivas de insostenibilidad del sistema público de pensiones.

Según el estudio el 99% de las organizaciones consideran que habrá que recurrir a sistemas complementarios para poder jubilarse y un 97% que la jubilación no puede dejarse en manos del Estado como único elemento de previsión social a largo plazo. Incluso, un 95% creen que las futuras reformas del sistema de la Seguridad Social desembocarán en descensos de las pensiones, por lo que los ingresos serán insuficientes (90% de la muestra) y, por tanto, será necesario recurrir además a sistemas de ahorro individual para poder jubilarse (99%).

Los trabajadores por su parte muestran unos niveles de inquietud aún más elevados, ya que actualmente se sitúan en un 59% y la previsión es que aumenten hasta el 92% en 2025. Además según se desprende del estudio hay un gran desconocimiento entre trabajadores: el 61% no tienen información de su situación en la jubilación, es decir, edad y prestaciones que van a percibir, tanto por la Seguridad Social como del plan de empresa y ahorro individual.

Este desconocimiento se extiende a las empresas, ya que sólo el 63% de las organizaciones manifiestan conocer cómo afectan los cambios producidos en la reforma de la Seguridad Social en el Plan de Pensiones de su empresa. Casi la totalidad (98%) de las compañías estarían interesadas en conocer o profundizar en estas medidas. De hecho, el 68% desconocen mecanismos para ayudar a ahorrar a sus empleados sin que esto suponga coste para la empresa.

En cuanto al vehículo de financiación, el 47% de las empresas disponen de planes de empleo, el 40% apuestan por seguros colectivos de vida y el 10% por planes de previsión social empresarial.

Como vemos la preocupación por la jubilación no es algo exclusivo de los trabajadores, además el desconocimiento y el futuro incierto de las pensiones son un reto ahora para las empresas españolas. Para buscar soluciones de financiación e información en esta materia es conveniente solicitar  asesoramiento especializado sobre seguros para su empresa.

Fuente: inese.es y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,