RSS

Archivo de la etiqueta: seguro de responsabilidad civil

España se posiciona por debajo de la media europea en la contratación de pólizas para sus empresas

Según el VI Estudio del Emprendedor realizado en Europa y Estados Unidos tan sólo el 33% de los empresarios de España conoce la oferta disponible de seguros para su empresa, mientras que en otros países la cifra se eleva al 44%.

El estudio desvela que solo un tercio de las pymes españolas adquiere el seguro básico obligatorio (el 13% de los emprendedores españoles no conocen las pólizas disponibles ni que riesgos cubren). Según estadísticas, el 11% contrataría un seguro específico a su actividad si realmente conociera la capacidad de respaldo de su aseguradora.

Sin embargo, solo el 20% de las pymes españolas tienen concertado un seguro de responsabilidad civil, lo cual posiciona al emprendedor español por debajo de la media del resto de países (frente al 46% de la media que sí lo disponen y frente al 67% registrado en Francia).

El estudio concluye que en países como España, la opción de contratación de seguros de empresa es mucho menor que en el resto de otros países: el 80% de los emprendedores de EE.UU. reconocen que no huyen de asumir riesgos porque conocen la oferta de las diferentes pólizas que cubren la responsabilidad en su actividad y sobre todo confían en Corredurías de Seguros para gestionarlas. No obstante, en España el 11% de los encuestados señalaron que estarían dispuestos a asumir más riesgos si tuvieran la certeza de que su seguro le cubriría.

Principales Riesgos a cubrir por las empresas de cara a los próximos años:

  • Demandas de clientes (20%)
  • Daños en las instalaciones (25%)
  • Pérdida de datos y propiedad intelectual (24%)
  • Daño reputacional (28%)
  • Impagos de clientes (55%)
  • Ciberriesgo (sin cuantificar)

Asimismo se prevé un incremento en la contratación del seguro de accidentes por los emprendedores españoles (del 56% frente al 46% registrado).

Fuente: inese.es

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Las PYMEs protegen sus bienes antes que sus ventas, mediante un seguro de responsabilidad civil

Actualmente las coberturas más solicitadas se incluyen en la categoría de seguro de empresas, siendo el seguro de responsabilidad civil uno de los más demandados en nuestro país y, en general, en el mundo desarrollado.

Se evidencia que las compañías, principalmente las PYMEs, prestan mayor interés en proteger sus actuaciones, ligeramente por encima de proteger su cuenta de resultados, probablemente porque cada vez es más previsible o programable.

Todas las empresas necesitan y solicitan cada vez, con mayor exigencia una cobertura de seguro que responda a su actuación, la de su equipo y la que conlleva la implantación de sus productos en el mercado.

El mercado empresarial requiere mantenerse al día y adaptarse a las nuevas necesidades. El auge de demanda de la póliza de protección a través de la contratación del seguro de responsabilidad civil por parte de las PYMEs ha repercutido en un nuevo rediseño en las diferentes coberturas que ofrecen las corredurías de seguros, proponiendo una serie de productos concretos para cada colectivo de empresas.

Por ello, adaptándose a estos requerimientos de las empresas, las aseguradoras responden a esta nueva demanda ofreciendo una amplitud en sus coberturas y  adaptando sus productos a quiénes la solicitan:

– Gran capacidad para aceptar Sumas Aseguradas y Coberturas.

– Flexibilidad de contratación y adaptación a riesgos.

– Multisituación para empresas con diferentes ubicaciones bajo la misma póliza. Simplificación en la gestión.

– Asegurar los ingresos previstos en caso de siniestro. Primordial para la supervivencia de la empresa como generadora de riqueza.

Fuente: propia y elperiodicodelemprededor.com

 

 

Etiquetas: , ,

Asegurar mi empleo

Está claro, salvo para el que no quiere verlo, que actualmente en España impera la tristeza y el empleo es un bien escaso; las únicas soluciones que percibo son irme al extranjero, sin eufemismos, convertirme en emigrante, o crear mi propio puesto de trabajo, sea como autónoma o empresaria.

Hay gente que me dice que estoy loca por pensar en este momento en una empresa de ésta envergadura, que la gente no tiene dinero y que en este país cada vez es más complicado poner en marcha algo, por el papeleo y la “burrocracia”. Pertenezco a una familia emprendedora, poco dada a vivir en un círculo de confort, por eso siempre he creído que una buena idea y un buen plan de marketing pueden dar solución a necesidades de las personas u otras empresas de mayor tamaño, en definitiva transformar debilidades en oportunidades, amenazas en soluciones y afrontar la vida como un reto apasionante.

En un negocio tradicional, en una iniciativa como la que pretendo iniciar, entre las grandes dificultades, está el buscar el local de negocio, el inmueble, alquileres muy caros, avales, papeleo y requisitos legales, supone que necesitaría contar con un “colchón económico” importante y sin garantía alguna de reversión. Por tanto, la base de mi negocio está en utilizar las nuevas tecnologías, lo que de forma abreviada se conoce por TIC o Star-tup, montar una empresa de venta y servicios online. Se trata de una tienda virtual en la que el cliente puede ver las características del producto, elegir los servicios que necesita y el lugar donde lo quiere recibir e incluso a qué hora. Soy plenamente conocedor de que Internet todavía no representa un gran volumen de ventas, pero tengo intención de alcanzar algunos acuerdos con tiendas físicas como complemento. Curiosamente mis dudas surgieron con la parte legal, contratación de personal y de seguros, por supuesto que recurrí al mundo online, hay muchísima información, pero poco asesoramiento y mantener un diálogo mediante el correo electrónico o los asistentes virtuales es una auténtica pesadilla. Recurrí al asesor en seguros de mi padre, una Correduría de tamaño medio, también con presencia en redes sociales y un excelente servicio personal. Me parecería irresponsable no contratar algún seguro de autónomos que me diera respuesta ante situaciones que no pudiera controlar. Les informé de mi proyecto y me hicieron “un traje a medida”,  que con el tipo de negocio que voy a desarrollar me permitirá adquirir unas  coberturas para supuestos de enfermedad o accidente, desplazamientos en mis viajes, hospitalización en cualquier lugar del mundo, fallos en el transporte de mercancías o incluso hacer frente a cualquier reclamación de los clientes por errores (responsabilidad civil) y por supuesto no he descuidado asegurarme bien por cualquier asunto judicial (protección jurídica), con las nuevas tasas y los honorarios de los abogados me pareció imprescindible. Afronto mi futuro profesional muy seguro y optimista.

Laura Díaz, ingeniera química e ilusionada.

 

Etiquetas: , , , ,

Imparcialidad y buen asesoramiento en los seguros de mi empresa: las corredurías de seguros

Desde muy joven sentí atracción por dos ideas, la primera ser empresario, organizar mi propio negocio, trabajaría para mí mismo, los beneficios de mi trabajo los repartiría a mi criterio y sobre todo que me sentiría a gusto y motivado con ello.

La segunda, ser capaz de vivir de mi pasión por la cocina. Unir ambas pasiones es uno de mis grandes placeres, al igual que mi padre, que fue la persona que me inculcó este amor que tengo por la gastronomía. Todos los fines de semana le ayudaba a preparar las comidas familiares que “cocinaba en su cabeza” a lo largo de la semana y no podía recrear entre semana porque se dedicaba a otro trabajo que solamente le reportaba un salario, pero nunca le llenó vitalmente. Con él aprendí trucos culinarios y fui aumentando mi conocimiento a medida que pasaban los años, de la mano de otro maestro cocinero, quien también me enseñó, no diciéndomelo directamente sino por su propia experiencia, que en la vida se está más cómodo si nos dedicamos a lo que de verdad nos gusta, nos apasiona.

Decidí aplicar sus experiencias y a los 20 años dejé mis estudios de ingeniería y me embarqué en el proyecto empresarial en el que ya llevo más de una década: montar mi restaurante. Lo tenía todo: la pasión por la gastronomía que había mamado de mi padre y su sabiduría, mi maestro me ayudó a crear la idea germen de lo que es hoy el negocio y a desarrollarla; mi madre, interiorista, se encargó de todo lo relacionado con la decoración y elección de los utensilios y demás; y, no menos importante, un pellizco de dinero que procedía de una herencia familiar, lo que se llama “fondos propios”.

Pero los problemas que surgen a la hora de montar un negocio, particularmente en España, son numerosos y van surgiendo día a día, sobre todo los relacionados con la burocracia y el papeleo, sector que desconocíamos todos los miembros de nuestra familia. Y sobre todo, a la hora de montar un negocio que cumpliera unos estándares de calidad. Para estar seguro y legalmente habilitado es esencial desarrollar una adecuada política de seguros, evitando así una ruina económica en el caso de un incendio y también posibles y futuras responsabilidades que pueden aparecer al inicio del desarrollo de una actividad empresarial, cuando todavía uno es inexperto.

No escatimé en pedir consejos a conocidos y amigos cada vez que me reunía con ellos y así fue como al abordar el tema de los seguros, el cual desconocía totalmente, lo dejé en manos de una correduría de seguros, después de indagar e investigar sobre qué compañía de seguros merecía más la pena y comprobar que no todas ofrecían los mismos tipos de productos y no cubrían necesidades que otros me aconsejaban, etcétera, opté por acudir a esta figura, que se podría entender como un intermediario entre el cliente y las demás aseguradoras, porque aparte de no tener un costo inicial sus servicios, podría beneficiarme de sus informes de manera objetiva y precisa, ofreciéndome además productos totalmente acordes con los seguros de empresa, y lo mejor de todo, con un gran conocimiento de los riesgos a los que me podría enfrentar.

Decidí colaborar en la exposición de mi experiencia para animar a tantos jóvenes que hoy no son capaces de encontrar un trabajo, para animarles a que dejen de buscar y que se pongan a pensar en cómo pueden crearse su propio medio de vida, autónomo, profesional o empresarial y concluyo con éstos consejos :

  1. Iniciativa, pasión y el mayor conocimiento posible en el sector que se va a desarrollar.
  2. Viabilidad económica y financiera, sin desmoralizarse detrás de los despachos ni en las ventanillas bancarias. La financiación solidaria funciona si la pasión brota por los poros.
  3. Buen asesoramiento e imparcial, en los aspectos claves de la idea, los foros profesionales son una mina de conocimiento y aglutinan experiencias.

Javier Hernández, empresario de hostelería y emprendedor de negocios.

 

Etiquetas: , , ,

Responsabilidad Civil y Protección Jurídica

La importancia de que los altos cargos estén asegurados es una realidad que cada día se constata más en los medios de comunicación, como hemos visto, por ejemplo, en el caso Pescanova, en el que la Audiencia Nacional impone a las altas esferas de dicha empresa y otras sociedades la constitución de una fianza para cubrir la responsabilidad civil que se pudieran ocasionar en el caso de cometer infracciones penales, como estafa o falsificación de facturas y documentos, o engañar sobre el estado de las cuentas y la economía de la sociedad.

Y es que, como establece el Código Penal, las personas jurídicas también tienen responsabilidad, la cual recae en sus administradores y representantes y se concretan en penas como multas, inhabilitación para obtener subvenciones públicas y beneficios fiscales, precintado de locales o la intervención judicial entre otras; Se pueden atenuar si hay una confesión a las autoridades, colaboración en la investigación o reparación del daño. Todos ellos son factores a tener en cuenta a la hora de traspasar el riesgo de la responsabilidad penal a una aseguradora especializada. Asimismo se regulan otros deberes y responsabilidades de los directivos y gestores en otra normativa como la Ley de Sociedades de Capital, Ley de Transparencia, Ley Concursal o la Ley de Mercado de Valores, así como la normativa vigente en otros países cuando la actividad de la empresa se desarrolla en estos.

Es por ello que ante situaciones tan indeseables como estas, en las que se compromete la imagen de la empresa (que queda identificada como delincuente por haber sido imputada de delitos como corrupción, cohecho o tráfico de influencias) y las probables consecuencias sobre el balance de la misma, no poseer un seguro que cubra minutas jurídicas y de defensa ante la justicia o las indemnizaciones que cubran la responsabilidad civil causada por las personas que toman las decisiones más importantes de la compañía, gastos de publicidad y restitución de la imagen  de la empresa o que cubran directamente la constitución de las fianzas penales, como es en este caso, supondría una elevada cuantía que pondría a prueba la solvencia económica y financiera de la empresa.

Igual de extrapolable es este asunto en el caso de aquellas comunidades de propietarios con una dimensión grande, o complejos urbanísticos, donde conviven muchas personas, con gran afluencia de entradas y salidas y donde los riesgos de algunas decisiones de la Junta de Gobierno, pueden ser discutibles, en el supuesto de que ocurran accidentes inesperados o se tomen decisiones estratégicas erróneas.

Una gran comunidad, tiene riesgos similares a una empresa, cuando dispone de servicios, personal, instalaciones complejas, etc. El complemento idóneo, lógicamente, sería disponer de un seguro de protección jurídica que ofrezca servicios rápidos de asistencia jurídica, defensa ante procesos penales y civiles (así como que cubra y adelante estos gastos judiciales), e informe sobre los derechos de los inmuebles. Representar legalmente a una comunidad de propietarios, como presidente o empresa, como Administrador o Consejero, reporta un elevado riesgo que se puede asegurar por menos de 3 euros al día. Son seguros complejos, es recomendable ayudarse de una correduría de seguros experta en seguros de comunidades de propietarios.

 

Etiquetas: , , ,

Los seguros obligatorios para una empresa

Entre las partidas de gastos más significativas de una empresa, se encuentran los seguros obligatorios. Pueden enumerarse tres fundamentalmente:

1. Seguro de responsabilidad civil, que responde de los daños a terceros que puede provocar la empresa en el desarrollo de su actividad (por ejemplo, cualquier accidente de un cliente en las instalaciones de la empresa). En determinados casos no es obligatorio suscribir una póliza de seguro, pero en todo caso, es uno de los seguros más recomendables a contratar, porque la obligación de responder de los daños emana del Código Civil en su artículo 1902 y siguientes. Desde 150 euros al año se puede vivir más seguro.

2. Seguro a los trabajadores, un seguro personal para la plantilla de la empresa, que se fija en los distintos convenios colectivos. Estas pólizas de seguro suelen cubrir una indemnización por accidente, incapacidad permanente y muerte. La cuantía indemnizatoria que cubren viene fijada por los propios convenios colectivos y el coste de la prima estará directamente vinculado con la indemnización económica a los trabajadores, el número de empleados  y la rama de actividad que desempeñe la empresa. Desde 6 euros al año por trabajador tus empleados estarán más motivados.

3. Seguro a los vehículos propiedad de la empresa, como cualquier seguro de coches particular, según el texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2004 de 29 de octubre.

El coste de estos seguros depende fundamentalmente de tres factores:

  • Sector de actividad y tipo de cobertura asegurada.
  • Tenencia de vehículos u otros activos que se deban asegurar. Automóviles, motocicletas, carretillas elevadoras, toros mecánicos, grúas.
  • Volumen de negocio.
  • Circunstancias de trabajadores.

En la mayoría de las empresas, el coste de estos seguros no se prevé con la suficiente antelación y tampoco se suelen poner en práctica sistemas de ahorro para minimizar su impacto en la cuenta de resultados, por lo que hay que tener en cuenta tres claves para que los seguros sean más económicos (pudiendo suponer un ahorro superior al 40%):

  • Evaluar si conviene tener más de una aseguradora para todas las pólizas. La Correduría es el mediador profesional adecuado para evaluar éste aspecto.
  • Las aseguradoras deben ser resolutivas y solventes, las indemnizaciones pueden ser elevadas.
  • No pasar por alto el reaseguro, ese paraguas bajo el que se cobijan las aseguradoras.

También es obligatoria la exteriorización de compromisos por pensiones mediante pólizas de seguros de aquellos premios por jubilación que establecen algunos convenios colectivos, como por ejemplo el de Fincas Urbanas, es decir la obligación que tienen las Comunidades de Vecinos, Mancomunidades y Urbanizaciones con empleados, o el de Oficinas y Despachos, ambos directamente relacionados con las Comunidades de Propietarios y los Administradores de Fincas, según el Real Decreto 1588/1999 de 15 de octubre. Respecto al citado colectivo profesional, los Administradores de Fincas de Cataluña están obligados a tener un seguro de Responsabilidad Civil y en algunas comunidades autónomas es obligatorio asegurar frente a incendio y Responsabilidad Civil los edificios en régimen de propiedad horizontal. Es importante destacar que, al igual que ocurre cuando estamos enfermos o tenemos un problema legal, lo más adecuado y racional es acudir a los Mediadores más profesionales del seguro, los Corredores. Ser autodidacta es muy bucólico, pero arriesgado.

El seguro de caución es poco conocido, pero obligatorio para algunos profesionales, empresas y particulares que tienen necesidad de presentar avales ante particulares o la administración, por ejemplo: APIS, agencias de viajes, empresas constructoras, gestoras de hospitales, concesionarias de servicios públicos o Corredurías de Seguros. Es una garantía para el consumidor que utilice los servicios de empresas y profesionales que disponen de este seguro.

El seguro de responsabilidad medioambiental no puede tomarse como una obligación sino como un gasto necesario de la actividad y una forma de establecer un costo fijo, en los planes de negocio, ante hechos accidentales e imprevistos que pueden poner en peligro la viabilidad de la empresa que, de otra forma, estarían obligados a constituir grandes reservas monetarias para hacer frente a riesgos graves como los medioambientales, que establece la Ley 26/2007 de 23 de octubre de Responsabilidad Medioambiental, que afecta a muchos sectores productivos y de servicios, como gasolineras, tintorerías etc. Desde 2.000 euros anuales el empresario puede dormir tranquilo.

Tener una hipoteca obliga a suscribir un seguro de daños, pero de libre elección sobre dónde y con quién contratarlo, no es cierto que sea obligatorio hacerlo en las oficinas de los bancos. Ley 1/2013 de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social. Estamos asistiendo a una presión por parte de los bancos para obligar a suscribir los seguros que ellos comercializan con el engaño de que sin tal  requisito no les conceden el préstamo o la línea de crédito. Es absolutamente falso y un engaño no controlado por el regulador, el consumidor tiene derecho a decidir libremente con quien desea suscribir sus seguros obligatorios. Desde 90 euros al año puedes estar bien protegido.

 

Etiquetas: , , , , ,

Yo también quiero poner una terraza en mi bar

Desde hace algunos años, regento con mis hermanos un bar de tapas y copas. Siempre me ha ido muy bien, hasta que el pasado año me pusieron un bar enfrente con una preciosa terraza que hasta tenía toldo y estufas para el invierno.

Obviamente, ante la competencia, hay que reaccionar y este año, que ya está llegando el buen tiempo, quiero abrir la terraza yo también y poder competir en igualdad de condiciones.

Yo solamente tenía contratado un seguro de responsabilidad civil, así que me puse en contacto con mi Correduría de Seguros y me comentaron que sería muy buena opción contratar un seguro para hostelería específico, que ellos se ocuparían de comprobar en el Ayuntamiento todos los documentos acreditativos que me exigen para poder abrir mi terraza al público. El día 1 de mayo abriré mi terraza y estaré tranquilo porque esta póliza me cubre todos los imprevistos específicos de mi negocio que, por cierto, en algunos Ayuntamientos lo están exigiendo para conceder licencias.

Dice el refrán que no hay mal que por bien no venga. Además de mejorar el servicio a mis clientes, he actualizado mi seguro, y todo por 300 € al año.

 

Etiquetas: ,