RSS

Archivo de la etiqueta: seguro multirriesgo

La pérdida de beneficios o lucro cesante

La pérdida de beneficios o lucro cesante, también denominado pérdida de explotación, es una pérdida consecuencial que se produce después de un siniestro de daños materiales. Generalmente, en los seguros multirriesgo, forma parte de las garantías opciones y en la gran industria suele ser un seguro con entidad propia porque trata de colocar a la empresa en la misma situación financiera como si el siniestro no hubiese ocurrido. No hay dos riesgos iguales, por lo tanto no debería haber dos pólizas iguales, es necesario un traje a medida. Es habitual asegurar la pérdida de beneficios a causa de un incendio y avería de maquinaria, pero también se puede contemplar cobertura por siniestros ocurridos a los proveedores y clientes, por falta de suministros u otras situaciones de riesgo a identificar y evaluar.

Lo que se pretende asegurar es la pérdida de volumen de negocio imputable al siniestro, el incremento en los costes de explotación y los gastos extraordinarios durante el período de indemnización que se pacte en el contrato, que generalmente conlleva una franquicia temporal. Si los resultados económicos de la empresa no han sido afectados por un siniestro no se genera derecho a percibir prestación de la aseguradora.

La suma asegurada es el margen bruto, es decir el resultado de sumar los gastos fijos o permanentes y el beneficio neto sin deducir los impuestos sobre beneficios. Es muy importante determinar esta cifra porque esta garantía está pensada para siniestros importantes que pueden comprometer el futuro de la empresa y por supuesto también determinar el tiempo necesario para normalizar la situación de la empresa o negocio, es preferible ser generoso en la estimación porque el tiempo de reconstrucción de un edificio o reponer maquinaria, además de los trabajos de desescombro, licencias, permisos  y otras circunstancias, pueden suponer una paralización prolongada.

Una estimación de pérdidas máximas por siniestros, basada en un programa de Gerencia de Riesgos, representa una información indispensable para asegurar el riesgo de pérdida de beneficios en una PYME, Comunidad de Propietarios, negocios autónomos e incluso en viviendas de cierto nivel de equipamiento.

El consumidor o usuario de seguros está recurriendo cada vez más a internet para obtener información y cierto es que hay mucha y variada, sin embargo no por eso están mejor informados y asesorados, lo que puede llevarles a la indecisión de cual es lo más conveniente para sus intereses, lo bueno ni es fácil de alcanzar ni tampoco barato. Es cierto que la probabilidad de sufrir un siniestro importante es baja y también es cierto que nadie está libre de experimentarlo y ese es el momento en el cual comienzan los lamentos. José Silva Correduría de Seguros es una empresa experta en seguros y asesoramiento a su completa disposición.

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

¿Está mi empresa preparada para reaccionar ante un gran siniestro de incendio?

El 10-01-12 leíamos la siguiente noticia en http://www.heraldo.es: “La industria metalúrgica Ronal Ibérica no pudo reanudar la actividad tras el puente festivo de Reyes debido a un incendio en su instalación eléctrica”.

Si usted es empresario, seguro que dicho suceso hará que se pregunte: ¿está mi empresa preparada para reaccionar ante un gran siniestro de incendio con un seguro multirriesgo para oficinas y negocios o un seguro todo riesgo – seguro de daños adecuado?, ¿cuando una empresa sufre un siniestro importante se produce una situación de crisis primero y posteriormente una parada de la producción, o en el caso de servicios un retraso en los mismos?, ¿tengo un Plan de Contingencias para una situación semejante?. No importa el tamaño de su empresa, las consecuencias afectan a todas las dimensiones. Una buena gestión establece qué medidas adoptar prioritariamente, en qué orden y quién las ejecutará (facilitará la intervención de los expertos) y cómo puede la empresa prestar sus servicios y vender sus productos. Un siniestro tiene consecuencias inmediatas en la producción, en lo social, en la economía y en todo el entorno del negocio. Son reacciones encadenadas que dejan incógnitas de la magnitud de los daños, pánico en las personas afectadas de forma directa e incertidumbre en las indirectas.

El sector asegurador maneja con soltura la Gerencia de Riesgos, mediante empresas especializadas que rápidamente identifican la fractura, medios a utilizar y qué medidas adoptar para superar la situación. En un incendio suelen resultar dañados tanto el Continente como el Contenido: edificios, instalaciones, maquinaria, mobiliario, existencias propias y de terceros, e incluso relativos a la responsabilidad medioambiental. Aunque no resulten quemados literalmente, puede ser necesario derribar parte de los muros y, si no tienen garantías de estabilidad y seguridad, la cubierta y las ventanas. El humo también puede afectar a los edificios, instalaciones y máquinas (los gases de combustión y la humedad por la intervención de bomberos afectará a los sistemas electrónicos de los equipos y materias primas y de producción, que pueden resultar deteriorados). En definitiva, los procesos de producción o prestación de suministros se paralizan, se produce una pérdida de lo ya producido, probablemente cierre la empresa unos días, se reduce la facturación e incrementan los costes adicionales para reparaciones, rehabilitación, etc. Sin embargo, más graves aún serán las consecuencias por la pérdida de una posición en el mercado, la imagen, la solvencia y la interrupción de equipos humanos, la reducción de la calidad por la pérdida de embalajes, el sobrecoste por compras suplementarias y las dudas en las entidades financieras.

Si al estudiar el siniestro y la previsible evolución del mismo, con todos los trastornos, se toma la decisión de reconstruir, restablecer la producción y la prestación de servicios, será necesario: organizar un comité de crisis, consecuencia de la responsabilidad del administrador de la empresa y la responsabilidad civil de la personas jurídicas, y un equipo que, en colaboración con los diferentes proveedores y profesionales, tome ágiles decisiones. Con la ayuda de la correduría de seguros y previa comprobación de las sumas aseguradas y alcance de las coberturas se contacta con la aseguradora para que, de común acuerdo, se designe el gabinete pericial encargado de la tasación de daños y se contacte con la empresa de recuperación de daños, la cual adoptará medidas para reducir los efectos del siniestro, la viabilidad de reparación de las máquinas y los componentes principales. Se realiza un inventario donde se determinen las pérdidas irreversibles, bienes dañados y los que no han resultado estropeados y se elaboran estudios. Por último, se determinan los valores de reposición e indemnización para concluir el siniestro en un plazo no superior a noventa días, desde su ocurrencia, o anticipar las cantidades mínimas cuantificadas.

Para un mayor asesoramiento, póngase en contacto con los expertos de José Silva, Correduría experta en seguros de empresa:

Tlf.: 915 353 009
josilva@josilva.com
www.josilva.com

 

Etiquetas: , , , , , , ,